La Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) considera que la sen­tencia aplicada el 1° de junio pasado por el Tribunal Oral Penal N° 28, de la Capital Fede­ral, contra el periodista Ernesto Gutiérrez, del diario La Prensa, pone en serio Apeligro los derechos laborales, sindicales y profesionales, al colocar un tema de neto corte gremial en el fuero judicial penal, sentando un gravísimo precedente para casos de persecución contra trabajadores de los medios de comunicación social que con frecuencia creciente y preocu­pante se colocan en los estrados judiciales.


Gutiérrez, corrector del diario La Prensa, fue condenado —tras tres jomadas de juicio oral— a una pena de seis meses de arresto en suspenso más un año efectivo de inhabilitación, por el tribunal integrado por los jueces doctores Alfredo Oliván, Carlos Mariano Chediek y Pa­tricia Curmanich de Dugo, bajo la acusación de “falso testimonio” en un juicio laboral entabla­do entre el delegado gremial de los trabajadores de La Prensa, Jorge Brodsky, y la editora de ese matutino.


Brodsky fue despedido por La Prensa el 24 de marzo de 1993 en un hecho insólito y abe­rrante que contó con el aval y la intervención de la justicia. En la causa judicial laboral surgida de esa situación, Gutiérrez fue testigo de su delegado y posteriormente se lo procesó penalmente por “falso testimonio». La Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) condena, además, la actitud asumida por el Tribunal Oral Penal N° 28, que durante el juicio oral y público contra Gutiérrez prohibió la actividad de periodistas en el recinto, impidiendo de ese modo que los pormenores del juicio puedan ser conocidos por la ciudadanía, que de ese modo vio vulnerado su legítimo derecho a ser informada.


La sentencia judicial contra Gutiérrez se suma a decenas de casos de periodistas y trabajadores de prensa que en los últimos años fueron procesados civil y penalmente por cumplir con sus derechos profesionales, todos los cuales fueron denunciados nacional e internacionalmente por la UTPBA.


2 de junio de 1995