Sindicales

18/3/2022

Conflicto laboral en las mineras de litio en Catamarca

Dos días de corte de ruta paralizaron a la empresa Galaxy.

Reclamo por condiciones dignas de trabajo.

El conflicto laboral comienza por la falta de condiciones de trabajo en la planta ubicada en la puna catamarqueña, los trabajadores nucleados en el consorcio de cooperación que está conformado por grandes empresarios de la provincia (Contreras, Guido Mogetta y BBC). El reclamo era básico y estaban concentrados en 12 puntos que fueron presentados a la patronal directamente por los trabajadores, por la inexistencia del gremio (UOCRA), entre ellos indumentaria de trabajo, un comedor más amplio y aumento salarial.

La respuesta de la patronal fue despedir a dos trabajadores que participaban del reclamo y no dar respuesta de lo solicitado sobre las condiciones laborales, los trabajadores se declararon en huelga con cortes de ruta que impedía el acceso a la planta en Antofagasta de las Sierras. Durante 2 días la medida de fuerza paralizó una de las minas de litio de la provincia. Rápidamente la burocracia de la UOCRA, el Ministerio de Trabajo y hasta el vicegobernador intervinieron para desactivar la medida de lucha. La conciliación obligatoria llego y en la mesa de discusión no dejaron que participen los trabajadores que realizaron la huelga, los encargados de la negociación han sido los burócratas de la UOCRA, que después de la reunión de conciliación responsabilizaron a los trabajadores por el conflicto.

El modelo minero del litio, una estructura de precariedad

Este conflicto puso al descubierto dos de los grandes ejes del modelo de la minería de litio en la provincia, el primero es la vinculación visceral de las empresas mineras con el poder político y la burocracia sindical, que salieron a apagar el incendio en tiempo real, fueron más efectivos que con los incendios que consumieron miles de hectáreas en la provincia, la intervención de Rubén Dusso vicegobernador provincial y un conocido lobista de la obra pública local, muestra que el reclamo de los trabajadores tocó un nervio sensible del gobierno, el accionar de la burocracia es de lo que nos tienen acostumbrados, pero estuvo obligada a salir abiertamente al ataque contra los trabajadores y dar su respaldo a la empresa.

Pero que todos los trabajadores estén bajo el convenio de la UOCRA y no de AOMA pone otro de los ejes, la tercerización, la precarización, que son las condiciones fundamentales en estos momentos, ya que las empresas de litio están en un periodo de expansión de sus plantas lo que las obliga a contratar mano de obra, que serán desechados posterior al periodo de construcción de las plantas, lo que hace que los trabajadores sean descartables para la empresa, mediante una feroz tercerización obtienen mano de obra barata y sin riesgos. Por el otro lado los dueños de las tercerizadas son empresarios aliados al gobierno de Jalil y el Frente de Todos, lo que hace que esto sea una forma de mantener a los empresarios amigos locales.

En definitiva, las empresas de litio son parecidas a las demás empresas mineras en lo que respecta a la generación de empleo, tienen un periodo importante en la construcción o expansión de las plantas, este periodo se realiza con trabajadores tercerizados con salarios de miseria y con escasas condiciones de trabajo, mientras que en la etapa más prolongada del emprendimiento la cantidad de trabajadores se reduce drásticamente.

La situación ambiental

La empresa Galaxy a principios del año pasado protagonizo una denuncia de haber secado el río “Los Patos” uno de los afluentes de agua de las comunidades que viven en la puna de Antofagasta de la Sierra, este conflicto despertó movilizaciones en el pueblo que terminó con detenidos y represión. El reclamo contra la empresa se extendió, ya que usaban los caminos del pueblo para el tránsito de sus camiones, lo cual destruía las casas de los pobladores. El conflicto se resolvió con la intervención “activa” del Estado (subsidiando a la empresa) construyendo un camino alternativo y la construcción de más pozos de agua subterránea. Sumado a estas condiciones específicas de la empresa Galaxy las empresas de litio destruyen las condiciones de un ecosistema muy delicado en la puna catamarqueña.

La explotación del litio sigue los ejes de la minería en nuestra región la del saqueo, la expoliación y la destrucción ambiental.