10/06/2015 | 1367

Conquista salarial en AGR-Clarín

secretario general AGR-Clarín

Los gráficos de AGR (Clarín) arrancamos el año movilizados; primero junto a otros talleres dirigidos por la Naranja Gráfica con una masiva convocatoria al sindicato en reclamo del plenario de delegados por la paritaria y la crisis del gremio, y luego junto a Poligráfica del Plata, Morvillo, y trabajadores de Prensa exigiendo la intervención del Ministerio de Tomada frente a la ola de despidos y cierres que viene sufriendo el sector editorial.

 

En esos días el sindicato gráfico, que evitó todo plan de lucha, firmóun aumento paritario del 20 por ciento hasta agosto, y un 11por ciento desde setiembre, totalizando ese mes un 31 con respecto al salario de marzo (el aumento real de abril a abril del 26,3 por ciento).

 

Por el salario y otras demandas, votamos iniciar un plan de lucha con quite de colaboración y paros por turnos, enfrentando la campaña de Clarín que sacó dos cartas dirigidas a los obreros en las que llegaban a amenazar con el cierre de planta frente a la decisión obrera de no hacer trabajos de WorldColor (como antes se hizo con Donnelley como la patronal «recordó» en su cartas): «sin empresa no hay más compañeros» cerraba la última misiva.

 

AGR ha acumulado una importante deuda en los últimos años, pero como resultado de haber comprado Librerías Cúspide, junto a todos sus derechos editoriales internaciones, y parte de librerías Fausto, haber incorporado nueva maquinaria, e incluso haber realizado obras de infraestructura en la planta. ¿Los trabajadores tenemos que pagar con una rebaja del salario real sus inversiones?

 

Tras una oferta inicial que fue rechazada, finalmente obtuvimos un aumento en la antigüedad, logramos reabrir la brecha entre categorías con un incremento adicional para las intermedias que se encontraban solapadas (en años anteriores se lograron mejoras para las categorías más altas y más bajas) y por último obtuvimos un bono de fin de año de 5.000 pesos y una ayuda escolar para febrero del año próximo de 1.300 pesos.

 

En contraste con la burocracia sindical, y en simultáneo con la lucha aceitera que se fue siguiendo con atención, los trabajadores de AGR demostramos que se puede luchar contra la crisis, defendiendo el salario.

 

En esta nota

También te puede interesar:

Sobre el artículo de Clarín desligando la responsabilidad sobre las fuerzas represivas en su asesinato
A propósito de una respuesta del grupo de Altamira a un artículo de Prensa Obrera.
En un informe funcional al FMI. Escribe Eduardo Salas
Las telcos respondieron al decreto del gobierno.