07/09/2020

Controladores Aéreos con paritaria vencida hace más de cinco meses

La conducción de Atepsa no formaliza el pedido de apertura de paritarias.
Por Corresponsal Agrupación La Pista

Los trabajadores de la Eana se encuentran con la paritaria vencida hace más de cinco meses, arrastrando una fuerte pérdida salarial en lo que va del año. El hecho de ser declarados servicio esencial durante la pandemia no llevó al gobierno a considerar esencial mantener el poder adquisitivo de sus salarios.

En los primeros días de marzo la dirección del sindicato Atepsa firmó un acuerdo que estuvo un 14% por debajo de la inflación, el cual fue repudiado por la base del gremio en masivas asambleas. Este acuerdo intentó ser lubricado con el aumento de una suma por refrigerio, pero la pandemia y la consecuente reducción en la cantidad de turnos significó un fuerte recorte salarial en los hechos. La conducción de Atepsa actúa como un simple peón de la empresa.

Esta política contrasta con las exigencias de los trabajadores, que se empezaron a organizar en masivas asambleas autoconvocadas Estas se proyectaron a nivel nacional con reuniones de delegados autoconvocadas, que exigieron la elección de paritarios por el cuerpo de delegados, la apertura de paritarias para reclamar un aumento salarial del 30%, un bono por trabajo esencial, que se garantice la estabilidad laboral para todos, entre otras reivindicaciones.

La masividad del movimiento obligó a que el sindicato convoque a un plenario nacional de delegados para elegir a los paritarios, pero se sigue negando a presentar el pedido formal de apertura de paritarias. En la única reunión que tuvo la conducción de Atepsa con el gobierno para tratar tema salarios, la empresa dijo que sólo tiene presupuesto hasta octubre. Es una provocación completa, cuando desde el gobierno se viene subsidiando hasta los salarios de los CEO de las empresas más grandes del país, como muestra el caso de Latam.

Cada vez queda más claro que la burocracia que está al frente de la dirección de Atepsa, con el mandato vencido hace más de un año, en lugar de actuar como la voz de los trabajadores actúa como la voz del gobierno.

Es urgente la convocatoria de un plenario nacional de delegados con mandato de asamblea, para votar un pliego salarial y medidas de lucha en caso de que la patronal no atienda las necesidades de los trabajadores.