04/07/2020

Córdoba: desmantelan los equipos de Servicios de Protección de Derechos

El ajuste de Llaryora afecta a las infancias más pobres de la ciudad.

Los Equipos Profesionales de Educación de la Municipalidad de Córdoba (EPE) dieron a conocer un repudio sobre la política de ajuste contra los trabajadores municipales en general y especialmente sobre los 117 despidos. En un comunicado, denunciaron que estos despidos buscan “desmantelar” el Sistema de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes existente en el municipio, ya que se ha desvinculado a personal formado y en ejercicio de los SPD (Servicio de Protección de Derechos) de los diferentes CPC (Centros de Participación Comunitaria) y personal de direcciones como Familia, Educación, Cultura, Deportes y Recreación, los Parques Educativos, áreas administrativas de Medicina Preventiva, Promoción Social de los CPC, radio municipal Eterogenia, entre otras áreas.


En su pronunciamiento, los trabajadores señalan: “estos Servicios de Protección de Derechos son el eslabón local e imprescindible de un sistema de protección de derechos mucho más amplio que trasciende la ciudad, la provincia y Nación. Creado como consecuencia de la Convención de los Derechos del Niño, la Ley Nacional 26.061, las Leyes Provinciales 9.944 y 10.637 y las Ordenanzas Municipales 11.817 y 11.618… Todas estas áreas llegan a los sectores sociales más postergados de la ciudad, donde la desigualdad es más evidente. Estos servicios se constituyen en espacios públicos comunitarios –en muchos casos, los únicos presentes en los territorios de modo material y permanente– … donde las familias pueden tramitar sus demandas cotidianas de salud, apoyo, orientación, alimentación y cuidados diversos, y en donde construir estrategias de acceso a prestaciones, información y escucha a la vez que promueven acciones preventivas y reparadoras”.


El vaciamiento de estos servicios afecta y posterga a los niños y niñas más vulnerables y fue posible gracias a que sus equipos técnicos han sido integrados por trabajadores precarizados, cuyos contratos quedaron sin renovación a partir del 1° de julio. En la declaración agregan: “la precarización laboral histórica de los trabajadorxs de estos servicios demuestra la falta de interés de las sucesivas gestiones, que durante años, han desfinanciado las áreas sociales y de niñez. Se precariza el trabajo municipal, en la medida en que se naturaliza cada día más el monotributismo, y de esta manera es más fácil proceder a los despidos y al vaciamiento. Este plan es el mismo que se viene aplicando en la provincia, donde las Áreas Sociales y de Niñez se encuentran eternamente postergadas y en condiciones de trabajo inestables”.


En el mismo comunicado, los integrantes de los equipos técnicos rechazan el despido de los contratados/as e inscriben la medida en el programa de ajuste que se suma a la reducción salarial y la jornada laboral que ya viene desarrollando el municipio. “Nos pone en estado de alerta porque desnuda las desigualdades y problemáticas existentes, gravemente profundizadas por la crisis sanitaria. Exigimos el inmediato reintegro de los/las contratados/as y pase a planta permanente para no someterlos más en ser el botín de negociaciones políticas de las gestiones de turno.”


Nos sumamos al repudio y reclamo de restitución de los trabajadores en sus puestos de trabajo y expresamos nuestro compromiso con la estabilidad laboral de los trabajadores que afecta de manera directa en los servicios de atención a la niñez. Planteamos que la unidad de clase entre los sectores más vulnerables de la población y los trabajadores municipales es la única salida posible para derrotar este ajuste. ¡No a los despidos y pase a planta permanente!




 

También te puede interesar:

Con estudiantes de las diversas carreras del profesorado, sesionó la asamblea virtual convocada por la Lista Roja-UJS Terciarios.
Desde el comienzo de la pandemia asistió a más de 120 pacientes internados, más del 50% del total registrado en la provincia.
Hay dos hombres imputados y detenidos por el crimen de Mónica Ordóñez.
La policía disparó por la espalda, y en dos horas limpió la zona.
Una política de confiscación del salario y jubilaciones.
Se realizó una nueva movilización para exigir la cobertura de los cargos y horas cátedras.