Sindicales

16/2/2024

Córdoba: despidos en el Paicor

“Nosotras hace muchos años venimos cumpliendo cinco horas diarias de labor”.

Imagen extraída de La Nueva Mañana.

Paicor se une a las variantes de ajuste de parte del gobierno de Martín Llaryora, se despidieron al menos cuarenta trabajadores responsables de controlar la calidad de la comida, distribución de la misma a los estudiantes. Este grupo de trabajadores despedidos son en su mayoría mujeres, las cuales se encontraban trabajando para el mencionado programa alimentario desde hace quince a veinte años de antigüedad, sin ningún tipo de derecho laboral.

Referentes de Uepc Capital y el Polo Obrero recibieron a las trabajadoras para brindarles su apoyo. El despido arbitrario de las compañeras se suma a la larga lista de reclamos de la comunidad educativa.

Las trabajadoras del Paicor estaban como becarias trabajando entre dos y cuatros colegios, no solo que este accionar del gobierno provincial de despedir a estas trabajadoras vulnera los derechos sin respetar la antigüedad y percibiendo un salario que no cubre ni un tercio de la canasta básica, sino que también deja a decenas de comedores de las escuelas cordobesas sin personal, en un país que tiene al 60% de sus jóvenes sumidos en la pobreza.

Las becarias se encontraron que le habían dado de baja la beca luego de que no le depositaran los salarios que rondan los $ 80.000 por mes. Prensa Obrera dialogó con Mónica, auxiliar de Paicor, que nos contó: “En mi caso, hace 16 años que trabajamos para el Ministerio de Gobierno, en los comedores de los colegios haciendo el control en qué condiciones llegan las comidas, sin llegar a horario, incentivando a los chicos para que coman; teniendo un control de todo el comedor. Todo eso informando a la directora por si hay que aumentar las raciones, viendo si se cumplen los menús como los manda Paicor desde el Panal”.

“Yo hace 16 años que estoy trabajando con esta beca, siempre con las promesas de que nos iban a mejorar la situación de trabajo. Nosotros cobramos el quinto día hábil, cuando nos tocó cobrar el 7 de febrero, no estaba el dinero, así que llamamos y nadie nos quería atender, no dan respuesta, hasta que nos dijeron que estábamos dadas de baja, así sin ninguna notificación, todas esperando el sueldo de todos los meses para enfrentar los gastos y no lo teníamos”, contó la mencionada compañera.

“En mi caso me enteré porque teníamos la obra social Apross. Yo ese día teníamos un turno y cuando quiero entrar al toquen no estaba más, ya estaba dadas de baja también de Apross, todo esto sin previo aviso. Fuimos a pedir respuestas al Panal (Casa de Gobierno) cosa que no nos dejaron ingresar, después de un rato que estábamos afuera, salió el director, Oscar Reynoso, y nos dijo que eran órdenes del gobierno, nos dijo que hiciéramos una carta para que presentáramos algún reclamo”, agregó la citada fuente.

“Estamos en una lucha para reclamar esta violencia que se ha hecho contra nosotras. Una de las respuestas era que era un recorte nacional porque somos beca. Pero a nosotros nunca nos dieron una notificación, nosotras hace muchos años venimos cumpliendo cinco horas diarias de labor (…) Nos informaron de Paicor que cuatro de todas las becadas siguen cobrando, no les dieron de baja la beca. Queremos unirnos para hacer un plan de lucha”, reflexionó la compañera.

Este accionar del gobierno provincial viene en consonancia con el ajuste que viene agudizando el gobierno nacional, quien ya confirmó que no va a destinar los fondos de incentivo docente. El plan de guerra del gobierno provincial y nacional es contra el pueblo trabajador, no solo aumentando las tarifas, sino que dejándolos sin sus puestos de trabajo.

La precarización laboral es el cuadro del que quienes gobiernan se aprovechan para despedir a las compañeras de la noche a la mañana, y es necesario terminar con ella. Llamamos a las trabajadoras de Paicor a organizarse para enfrentar las medidas del gobierno provincial de ataque a los trabajadores, nuestros trabajos y los salarios no son ni deben ser variables de ajuste.