23/06/2020

Córdoba: Llaryora ahora va por el desguace del sistema educativo municipal

Los docentes se organizan para defender su fuente de trabajo.

Un comentario del intendente Llaryora, colocado en una nota de La Voz del Interior (22/6), despertó el repudio masivo de los y las docentes municipales. Resulta que, asombrado por el altísimo nivel de protesta en las escuelas y jardines municipales -siendo una de las reparticiones menos afectadas por el recorte salarial de su gobierno-, señaló “¡Estamos todos locos! Nos costaría más barato mandar a todos los chicos a la Academia Argüello!” (reconocida institución privada). Esta comparación constituye un exabrupto que asimila la educación a un gasto y equipara la situación de las escuelas, cualesquiera sean sus gestiones, y las trayectorias de los estudiantes, cualesquiera sean sus trayectorias y entornos de procedencia.


El intendente, que es oriundo de la ciudad de San Francisco, en lo que va de su gestión no ha pisado ninguna escuela municipal, por lo tanto, desconoce la realidad de sus estudiantes y docentes. Hoy un docente municipal cobra un salario básico de $54.000, que es ni más ni menos que el costo de la canasta básica familiar. Lo que Llaryora pretende, no después de la marcha, es equiparar el sueldo y el convenio de los municipales con el de los docentes provinciales que al ingresar cobran apenas $36.000, es decir por debajo de la línea de la pobreza. Es claro que la intención del intendente –y de los medios que ganan con la cuantiosa pauta publicitaria- es nivelar para abajo, destruir el convenio municipal y proceder a la precarización de todos sus empleados, dinamitando el salario


En el mismo sentido, el subsecretario de Coordinación y Relaciones Institucionales de Educación, Mariano Almada, otro exfuncionario de San Francisco y también poco conocedor del tema declaró en Cadena 3 que “revisarán los registros ya que el 20% del personal de planta pertenece a la categoría de tareas pasivas y no presta ningún tipo de colaboración en las escuelas”. Para proceder al desguace, inclusive, se está elaborando un proyecto de ordenanza que entrará en las próximas horas al Concejo, con el que se busca “morigerar los ingresos de cargos que no estén frente al aula”.


La conquista del sistema educativo municipal


Las escuelas primarias (de niñes y adultos) y jardines municipales asisten a un total de 16.470 estudiantes: 11.736, 529 y 4.205 respectivamente. El personal del sistema, contando docentes, directivos y personal de los parques educativos –donde fueron reubicados muchos docentes de tareas pasivas permanentes- alcanza a 1.860 agentes; este personal cubre la atención de 111 centros (37 escuelas primarias, 38 jardines maternales, 31 centros de adultos y 5 parques educativos). Las escuelas del sistema están ubicadas en barrios que, al momento de su fundación, constituían barriadas periféricas, estigmatizadas y sin acceso a la educación. Algunas de estas barriadas fueron cambiando su fisonomía, conforme se erradicaron villas, o profundizando la atención de sectores sociales postergados.


Sus docentes, desde el año 2001, pudieron ingresar por concurso abierto y público, accediendo a un salario básico superior al ofrecido por el sistema provincial por integrar la planta funcional municipal, que conquistó a fuerza de luchas prolongadas un salario básico superior al del empleado municipal.


Para acceder a la planta permanente, los docentes suplentes realizan capacitaciones y adhonorem que les permitan mejorar su puntaje durante un promedio de 6 años. Muchos cuentan con titulación universitaria y de posgrado, lo que les permite contar con mayores herramientas para abordar las problemáticas de aprendizaje de sus estudiantes.


Los niños, niñas y adultos que integran su población pertenecen a familias pertenecientes a sectores empobrecidos, con trabajos precarios, que encuentran en las escuelas municipales profesionales que acompañan sus trayectorias de manera personalizada, facilitando gracias a la gestión de sus equipos directivos recursos y el acceso a servicios con especialistas que pueden favorecer sus aprendizajes.


Por esta razón, por la calidad profesional de sus docentes la oferta educativa municipal para sus estudiantes y familias, constituye un bien social gratuito altamente valorado por los vecinos. Las escuelas privadas, como la mencionada en el exabrupto del intendente, cobran una alta cuota para el acceso y permanencia, que oscila en función del subsidio que el Estado otorga a la patronal y que repercute en la cobertura de los salarios docentes. Aunque recauden en pala, el salario docente sigue siendo paupérrimo.


Lo que al intendente le molesta es que la educación gratuita que el municipio ofrece a los estudiantes sea de calidad, y que, para serlo, sus docentes estén bien remunerados.


La lucha municipal, particularmente la docente, desnuda las intenciones que anidan en esta gestión municipal: precarizar a los trabajadores para que el Estado sea un facilitador de los negociados de amigos. La recaudación que falta en el municipio es la que atesoran los grandes empresarios y que hasta aquí, ni el gobierno nacional ni el provincial y mucho menos el municipal pretenden tocar.


Está en marcha la organización de la comunidad educativa


Las y los docentes municipales que participamos masivamente de las movilizaciones contra la ordenanza ajustadora del intendente estamos preparando rondas y clases públicas para concluir con un abrazo a las escuelas. La organización junto a la comunidad educativa es clave para responder el agravio de Llaryora.




 

También te puede interesar:

Schiaretti sigue sin responder reclamos de trabajadores de salud.
Persisten las irregularidades en los recibos laborales de los empleados municipales.
El municipio no garantiza los recursos necesarios.
Se realizó una protesta en rechazo a traslados que vulneran aún más la salud de la ciudad.
El gobierno de Schiaretti responde a la falta de viviendas con represión.