Sindicales

15/11/2022

Córdoba: rebelión de lxs trabajadores de la salud

Vamos con todo al paro y movilización del 16 de noviembre. 

Agrupación Naranja Estatales

Imagen extraída de La Voz del Interior.

Lxs trabajadores de la salud vienen organizando una rebelión en los hospitales de la provincia. Al reclamo de una recomposición salarial se suman planteos para mejorar las condiciones de trabajo. Así las cosas, este 16 de noviembre se desarrollará un paro con movilización, que tendrá inicio en el Polo Sanitario en horas de la mañana.

El gobierno se juega a dividir negociando sector por sector, pero así y todo no puede desactivar la protesta que crece en el conjunto de los centros de salud de la provincia. La burocracia sindical del SEP también es blanco de crítica por su complicidad en la entrega del salario y de las condiciones de trabajo.

La movilización del 16 viene siendo preparada. En ese sentido, el pasado viernes 11 de noviembre, en el día del empleado público, se realizaron una importante concentración y una marcha que contaron con la participación cientos de trabajadorxs de la salud pública. La movilización partió del Polo Sanitario y llegó a El Hombre Urbano. La medida fue convocada por las asambleas de los distintos hospitales, por la recomposición salarial y por las condiciones laborales de todxs lxs trabajadorxs de los hospitales.

La medida surge luego de que el jueves por la tarde el gobierno provincial de Juan Schiaretti saque una resolución de pago de un adicional remunerativo para lxs profesionales de la salud (grupo 1), de $70.000 para los profesionales de los servicios de guardia de los hospitales del interior y de $50.000 para los hospitales de la Ciudad Capital y Gran Córdoba. Al ver la respuesta de ratificación y profundización de las medidas por parte de lxs trabajadorxs, el gobierno anunció que ese monto sería remunerativo (al básico) y sumó un bono complemento de $50.000 mensuales para lxs residentes.

Por un lado, estos bonos son insuficientes ya que no llegan al monto exigido de $250.000 de básico que se pide y mucho menos cubre el resto de las demandas que se vienen realizando como por ejemplo el aumento de personal que reclaman lxs trabajadorxs en el Hospital San Antonio de Padua de Río Cuarto, el reconocimiento de adicionales por tareas con personal crítico, o la eliminación de la exclusividad que piden lxs residentes y concurrentes.

Pero por sobre todo, es insuficiente porque no llega al conjunto de lxs trabajadorxs. Es clara la intención del gobierno de intentar romper la unidad que se va gestando en los hospitales de los distintos sectores involucrados. Para esto, el gobierno cuenta con la complicidad de la burocracia del SEP, que firma estos acuerdos siendo minoría dentro de la salud y sin siquiera consultar a sus trabajadorxs; es por eso que los pocos afiliados que quedan están lanzando una campaña de desafiliación masiva.

La concentración del viernes fue una respuesta contundente contra las migajas del gobierno, y una manifestación de que se va por todos los reclamos: $200.000 de básico e indexación mensual automática según inflación, incorporación de personal, basta de precarización -pase a planta, abajo la 10.694-, 82% móvil para lxs jubiladxs, reconocimiento laboral para residentes y concurrentes, y salarios mínimos de 4 canastas, etc.

El paro y movilización del próximo 16 puede expresar una vez más la unidad dentro de los hospitales. Es fundamental esta unidad también hacia afuera de los mismos, sumando a familiares, pacientes y organizaciones sociales y políticas que adhieran a la lucha; esta unidad es la que llevó también al Sutna (trabajadores del neumático) a la victoria de su lucha, y antes también a lxs elefantes neuquinxs en tiempo de pandemia.

Es fundamental darle continuidad con la puesta en pie de una asamblea interhospitalaria que funcione con mandato de las bases y pueda votar un plan de lucha. Como ya se vocifera por todos lados, vamos por un gran #CordobazoDeSalud.