Córdoba: recuperamos Uepc para la docencia

Las tareas y los desafíos que se vienen.

Secretario gremial electo.

Franco Boczkwoski y Graciela Guel, secretario general y adjunta de Uepc Capital.

La docencia cordobesa sigue inundando las redes sociales con manifestaciones de alegría profunda por la derrota de la Celeste en Capital, Río Cuarto y General Roca y la enorme elección que hizo la oposición en toda la provincia.

La Lista 2, Unidad Provincial Desde las escuelas, recuperó Capital, un departamento donde trabajan más de 30 mil docentes y con casi 17 mil afiliados. Dos listas opositoras, La Negro y la Verde Mar, recuperaron Río IV y General Roca respectivamente. A su vez, de 133 delegados que tiene la Asamblea Departamental, 42 serán opositores. Este resultado es el producto de las numerosas autoconvocatorias que se desarrollaron en la provincia y le impusieron al gobierno una derrota en el conflicto salarial de principios de año. La diferencia entre las autoconvocatorias cordobesas y las del resto del país es que la dirección del movimiento junto a los cuerpos de delegados resolvieron la conformación de una lista para recuperar el sindicato. Luego, el conjunto de los autoconvocados de la provincia (aún los desafiliados) llamó a votar a la Lista 2.

 

La lucha consecuente contra la burocracia

La necesidad de sacarse de encima a la burocracia no es una conclusión que la docencia haya madurado en los últimos meses. Los pasados 37 años de la Celeste le significaron a la docencia una pérdida de innumerables derechos entre los que se cuenta la caída aguda del salario y el guadañazo a la jubilación. En Córdoba, la docencia tenía un régimen jubilatorio modelo con la Ley 8.024 y ahora pasó a tener la peor jubilación del país.

La consigna “Fuera Monserrat” ya estaba en las escuelas antes de ser vitoreada en multitudinarias movilizaciones. ¿Quién demoró este proceso? Así como la división de la burocracia hoy favoreció la recuperación del sindicato, 11 años atrás esa división la bloqueó. Cuando el exsecretario general de Capital, Sergio Cornatoski, armó la Lista Naranja y luego la Pluricolor atrajo a un sector de la oposición, vetando el ingreso de Tribuna Docente a ese frente para poner en pie una lista hostil a la acción directa y a las autoconvocatorias, que acompañaba con un voto crítico las principales decisiones que tomaba la Asamblea Departamental Celeste, como fueron la reforma del estatuto docente y los acuerdos salariales.

Desde la conformación de la Naranja y la Pluricolor, las rebeliones docentes que se desarrollaron de forma independiente de la conducción y los procesos de autoconvocatorias fueron impulsados por Tribuna Docente, muchas veces en absoluta soledad. Esto nos valió varias amenazas e intentos de sanción por parte de la conducción Celeste. El último que tomó notoriedad pública fue el pedido de Juan Monserrat de expulsión a Franco Boczkwoski del sindicato por defender las autoconvocatorias y desnudar el rol burocrático de la Departamental. Mientras tanto, la dirección de la Pluricolor, profundizó su integración al gobierno y a la propia Celeste.

La asamblea y la movilización como método

Luego de la masiva lucha autoconvocada que quebró el techo salarial de Schiaretti, se puso en práctica la asamblea para armar la Lista provincial Unidad Desde las Escuelas y las departamentales, a través de cuatro plenarios y decenas de reuniones en distintas localidades. El mismo planteo que habíamos levantado con el FURU (Frente de Unidad por la Recuperación de Uepc) cuatro años atrás.

Mediante un proceso democrático con participación del activismo en asamblea, se pondría en pie una lista de toda la oposición y se definiría el programa que represente la lucha de las escuelas. En Capital, una interna abierta y democrática donde participaron 650 docentes, definió la candidatura a la Secretaría General de Franco Boczkowski (Tribuna Docente), quien obtuvo 200 votos. El hecho de que Tribuna Docente haya obtenido casi la tercera parte de los votos fue el reconocimiento a su intervención independiente de las distintas alas de la burocracia Celeste durante años en la Asamblea Departamental.

Por otro lado, fue un mandato a quienes fueron impulsores del frente único entre las agrupaciones de oposición, los delegados y delegadas combativas, los autoconvocados y los colectivos de inicial y jubilados, quienes también integran la Lista 2 y tuvieron un rol decisivo peleando el voto.  Ante la pregunta de muchos compañeros sobre cómo dirigiremos un sindicato compuesto por tantos sectores, les respondemos que será a través de la asamblea, la intervención de la docencia y las escuelas, como lo hemos estado haciendo. No solo nos guían un programa y un método con el que somos rigurosos, organizados y meticulosos sino también, principios que combinan templanza, habilidad, audacia y abnegación.

Por una docencia clasista y antiburocrática en toda la provincia

La tarea de direccionar un sindicato en tiempos de crisis y con un gobierno que tiene en su agenda el ajuste y precarización laboral necesita de la formación de cientos de activistas y de los delegados más aguerridos y comprometidos. Los mismos compañeros y compañeras que llevamos adelante todas las tareas de esta etapa, nos lanzamos, hasta el 1° de diciembre cuando tomaremos la dirección del sindicato, a impulsar los reclamos salariales y jubilatorios que ya están planteados y a desarrollar iniciativas de formación y reagrupamiento en Córdoba para lograr una docencia clasista y antiburocrática en toda la provincia.

Hemos recibido un mandato claro: desplazar a la burocracia entregadora para defender el salario, la jubilación y todos los reclamos docentes. La burocracia ha sido barrida en muchas escuelas, pero aún mantiene el sindicato provincial. Para esa tarea necesitamos la mayor participación y movilización desde las escuelas. Cuando lo imposible se hace necesario, los trabajadores estamos llamados desarrollar tareas apasionantes que marcarán definitivamente los destinos de nuestra generación.