25/03/2020

Córdoba: Schiaretti deja docentes sin salario y obra social

En plena pandemia la precarización laboral liquida al docente.

Ante la excepcional situación de la abrupta suspensión administrativa del sistema, una inmensa cantidad de docentes se ven sumidos en la indigencia absoluta durante el periodo que dure esta cuarentena. La cuarentena y el asueto administrativo han sido aprovechados por el gobierno para congelar la designación de cargos, resoluciones de carreras, suplencias, generación y procesamiento de MAB (instrumento administrativo que da de alta a los docentes, imprescindible para poder cobrar). En los distintos niveles se configuran situaciones con un común denominador: puestos de trabajo vacantes sin ocupar y trabajadores en funciones sin contrato y/o sin salario/obra social.


Cientos de maestras, profesoras y profesores quedaron en stand by, en tanto se restablezcan las convocatorias a actos públicos a la espera de que se levante la cuarentena. El anuncio del gobierno provincial de una extensión en el plazo de cargas de altas está lejos de resolver el problema, mientras que la conducción del sindicato Uepc oficia de vocera del gobierno y no presenta un pliego de reclamos que atienda a las necesidades de la docencia en la etapa.


En nivel inicial y primario no son pocos los casos en los que hemos quedado a la espera de tomar un cargo, a su vez los actos públicos han sido suspendidos. La no generación de MAB, o su no procesamiento, también afecta nivel medio. Además, muchas y muchos docentes de escuelas medias tienen una cantidad mínima de horas, lo que provoca un escenario devastador: tienen un ingreso en blanco (puede ser de apenas más de $5.000) y no tienen acceso a ninguno de los magros paliativos que el gobierno de Alberto Fernández ofrece para asalariados y trabajadores no formales.


En nivel superior la situación es particularmente grave. El coronavirus acicatea un virus ya permanente: la precarización laboral. Desde el 2008 que no se generan más carreras permanentes, sólo carreras a término. Las carreras a término son la expresión de una política basada en la especulación con la currícula y la inestabilidad laboral. Las resoluciones de apertura para las nuevas cohortes, y la continuidad de las que ya se encontraban funcionando, son comúnmente demoradas desde las oficinas del Ministerio, lo que lleva a que el docente se encuentre en funciones sin contrato y sin salario/obra social. El asueto administrativo ha agudizado esta demora. Situación similar ocurre con las convocatorias y orden de mérito, que han sido congeladas.

El no tener contrato laboral no sólo implica no percibir el salario, cuando muchos somos sostén de familia, sino también el no contar con la cobertura de la obra social (Apross) en plena pandemia.

A esto hay que agregar que la imposibilidad de realizar cualquier otro tipo de trabajo, para estas y estos docentes se manifiesta por esta excepcionalidad por la que estamos atravesando, en la que se imposibilita cualquier otra fuente de ingreso y teniendo en cuenta que, en muchos casos, ese ingreso es el sostén de familia.

Por otro lado, mientras el gobierno hace campaña con un discurso que supuestamente vela por el seguimiento virtual de las clases, pero sin garantizar la gratuidad del servicio de internet a docentes y estudiantes, sigue sin cubrir las vacantes y promoviendo la extrema precariedad en la docencia. Es así como recortan puestos de trabajo y dejan alumnos sin clases virtuales.


Planteamos:


–    Continuidad de todas las suplencias e interinatos durante el período de la cuarentena. Ninguna baja a docentes de ningún nivel. 

–    Que el Estado complete los ingresos de cada docente que no llegue a los $35.000 de ingreso mínimo universal, frente a la imposibilidad de tomar nuevos cargos por la suspensión de clases.

–    Pago en tiempo y forma de los salarios, garantizando que ningún docente quede por debajo de la percepción mínima de $35.000

–    Continuidad sin ningún condicionamiento de la Obra Social Apross para todos los trabajadores de la educación, independientemente del carácter de su cargo y su situación de revista.

–    Continuidad en el cargo de todos los trabajadores de los planes socioeducativos y de todo el personal auxiliar en las escuelas.