27/09/2020

Córdoba: trabajadores de call center, esenciales pero pobres

El sector se organizan exigiendo paritarias y por la mejora de sus condiciones laborales.

Trabajadores de call center de Córdoba, organizadxs en el “Operadores de Centros de Contacto Unidxs”, están impulsando el reclamo por salario y condiciones dignas de trabajo. En ese sentido han elaborado un pliego de reivindicaciones, en el que exigen que el salario no esté en función de la conveniencia de las empresas que “facturan millones teniendo empleadxs mal remuneradxs e incluso no registradxs en muchxs call centers”.

También afirman que “las herramientas y los elementos de higiene y seguridad son menesteres para poder llevar a cabo nuestras tareas de forma óptima. Lxs trabajadorxs que quieren trabajar deben enviarles las herramientas, NO suspenderlxs y descontarles ningún porcentaje del sueldo. Esto incluye las sillas ergonómicas, por lo cual muchxs de nuestrxs compañerxs tienen problemas de salud relacionados. No deben esperar a que lxs trabajadorxs tengan la patología para darles un certificado médico”.

Además, repudian “las amenazas y la persecución que siempre son recursos que utilizan agentes de las empresas o del gremio para callarnos, para meter miedo. No nos importan las listas que puedan hacer: compañerx que toquen, compañerx que vamos a defender, hacer público y denunciar vía legal por las medidas arbitrarias que tomen las empresas”.

Desde el inicio de la cuarentena las trabajadoras y trabajadores de los call centers vienen sufriendo los avances de las distintas patronales de manera intempestiva. A la fecha, una gran cantidad de teletrabajadores se encuentran suspendidos con un cobro parcial de su salario, que al encontrarse desactualizado, es muchas veces inferior al 80% del total establecido en la Ley de Teletrabajo.

Las empresas endosan los motivos de las suspensiones a los y las trabajadoras, es decir, se los suspende porque no tienen computadoras o no poseen una conexión óptima de internet (en algunos casos, directamente no tienen conexión). Estos denuncian que en la modalidad home office no pueden realizar las tareas de manera adecuada, ante la falta de elementos como escritorios acordes o sillas ergonómicas, sin los cuales el trabajo deteriora notablemente su salud.

A todo esto se suma la complicidad de la Asociación de Trabajadores Argentinos de Centros de Contactos (Atacc), que viene permitiendo todos los atropellos que llevan adelante las patronales. Y que, al igual que lo hacen algunas empresas, amenazan y persiguen trabajadores y trabajadoras intentando amedrentarlos para aplacar la lucha que están comenzando a organizar y desenvolver en pos de hacer valer sus derechos y mejorar sus condiciones laborales y salario.

La salida de esta situación debe darse a través de la organización de las y los trabajadores bajo un programa que nuclee los reclamos conjuntos:

-Aumento salarial

-Inmediato cese a los recortes salariales, y reintegro de las sumas descontadas.

-Por el cese de las suspensiones a las y los trabajadores de los call centers.

-Que las empresas garanticen las condiciones laborales para realizar el teletrabajo.

 

También te puede interesar:

La conducción de Uepc y el SEP (empleados públicos) firmaron una rebaja salarial
Llaryora reconoce integralmente un endeudamiento generado por Mestre.
El FIT repudió las declaraciones fascitoides y la represión estatal.
La banca del FIT, con Soledad Díaz, tomó la iniciativa como complemento de la lucha del conjunto de trabajadores de la salud.
Se registraron dos nuevos focos de fuego. Un estudio de la UNC calculó las pérdidas en 9.000 dólares por hectárea.
Convocaron a una acción de protesta virtual este martes 27 a las 19h por Justicia Por Joaquín Paredes.