22/09/2020

Córdoba: trabajadores de la salud ganan las calles ante la crisis del sistema sanitario

Gran acción como parte de la jornada nacional de lucha en el día de la Sanidad.

En el día de la Sanidad, lxs trabajadorxs de la salud de Córdoba concentraron en el Polo Sanitario empalmando con la jornada nacional de lucha de todo el sector. Entre los reclamos centrales se colocó la necesidad de un inmediato aumento salarial, el incremento del personal, la provisión de Equipos de Protección Personal (EPP) en cantidad y calidad, el efectivo desarrollo de testeos masivos entre el personal de salud, como así también el rechazo a la reforma jubilatoria del gobierno de Juan Schiaretti.

La jornada tuvo lugar cuando la provincia está atravesando los momentos más críticos de la pandemia. Aún sin certezas de cuándo llegará el pico, los números oficiales de la provincia dan cuenta que la transmisión comunitaria es una realidad instalada. Según el informe oficial del día 20, de los 598 casos nuevos solo se pudo determinar el origen epidemiológico de 26 casos, mientras que los otros 572 se encuentran en investigación.

En esta sintonía, el viceintendente de la ciudad de Córdoba, Daniel Paserini, informó que ya “hay circulación en más de 250 barrios de la capital”. Sin embargo, el mayor avance en contagios se ha producido en el interior provincial, afectando a nuevas localidades que se consideraban “zona blanca”, y llevando al borde del colapso a otras, como Río Cuarto.

La situación en que lxs trabajadorxs de la salud combaten al Covid-19 es de extrema precariedad. La falta de provisión de EPP, combinado con el pluriempleo al que se someten para llegar a fin de mes, ha acelerado el contagio entre el personal del sector, llegando al extremo de sacar de servicio a toda el área de intensivistas en el Hospital de Río Cuarto.

Al histórico faltante de personal, se suman las bajas por contagio, resintiendo la atención y exponiendo la salud de trabajadorxs y pacientes. Enfermerxs, médicxs, residentes, administrativxs hacen frente a esta realidad con salarios congelados. Enfermerxs contratadxs que cobran menos de $37.000 y residentes que reciben una bonificación mensual de $35.000 son hoy los pilares de un sistema sanitario que hunde a sus trabajadorxs en la miseria.

Esta realidad contrasta con el aumento del 35% que Schiaretti dio por decreto a los adicionales para la policía, siendo incapaz de cumplir siquiera con el pago del miserable bono de $20.000 para todo el personal sanitario.

Preparación y debates

La jornada nacional de lucha no podía ser más oportuna. Resuelta por un plenario abierto de delegadxs y miembros de la comisión directiva de UTS (Unión de Trabajadores de la Salud), la fecha se fue imponiendo en los hospitales como una gran oportunidad para unificar los reclamos y golpear sobre la política ajustadora de Schiaretti. La coordinación nacional con asambleas, gremios y la Federación (Fesprosa) potenció esta jordana que fue abrazada como una instancia de lucha clave para el activismo de los hospitales.

En Córdoba, la acción se trabajó con un planteo de unidad de los sindicatos que militan en salud (UTS y ATE). Con un pliego común de reclamos, se acordó la convocatoria a un corte en el Polo Sanitario que concentra los hospitales afectados a la atención de pacientes Covid-19, propuesta nacida del plenario de delegados de UTS.

Sin embargo, a tres días de la acción de lucha, la secretaria adjunta de UTS, Estela Giménez, lanzó una nueva provocación contra la izquierda y dirigentes de ATE para tratar de dividir la jornada. Con amenazas públicas y privadas intentó expulsar a un sector del activismo de UTS de la jornada, colocando una división de aparato, ajena a los reclamos y necesidades de lxs trabajadorxs de la salud. Como en las peores épocas de nuestra historia, realizó una persecución a compañeros por su ideología política, como es el caso del secretario administrativo de UTS y militante de Tribuna de Salud, Diego Saurina, a quien amenazó anunciando que “más le vale que no aparezca una puta bandera zurda”. El resto de las amenazas hechas en varios audios y replicada en las redes iban todas en el mismo sentido.

La provocación de la secretaria adjunta está lejos de ser un hecho aislado. Se trata de una política divisionista, de aparato y autoconstrucción que Giménez viene impulsando junto al MST y cuyo único propósito es el de retener la cabeza del sindicato, rompiendo el frente único que los colocó ahí; pero más grave aún, dándole la espalda a las necesaria unidad que reclaman las bases para quebrar la ofensiva ajustadora del gobierno. Claramente, y así lo vivieron los trabajadorxs de la salud, en la ruptura del frente único que se conquistó en el proceso de preparación de esta importante jornada, se beneficia el gobierno provincial que solo tiene ajuste para ofrecerle a la salud provincial y a los que la sostienen.

Frente único de lucha hasta ganar

A pesar de una división artificial, la jornada mostró la potencialidad de lucha de salud. La concentración de trabajadorxs de los principales hospitales de la capital, con la participación de trabajadorxs del interior, nutrió una combativa jornada que requiere de una continuidad.

La historia de la lucha más reciente en salud, dan cuenta de la efectividad del método del frente único de lucha, la organización de los hospitales y la movilización. Así se prepararon las masivas marchas blancas que obtuvieron conquistas históricas para el sector. Es el método con que residentes y enfermerxs han enfrentado cada uno de los ataques. Y sin duda es el método con que se puede enfrentar la debacle por la que hoy atraviesa el sistema de salud, en plena pandemia.

La unidad de todos los sectores y gremios que luchan en la salud, debe partir de la organización y acción de los hospitales. Son sus trabajadores quienes dan origen al pliego de reclamos, y quienes cuentan con el potencial que enfrentar el ajuste de Schiaretti y los intendentes. Por esto, para dar continuidad a la jornada del 21 es necesario avanzar en un plenario general de activistas, trabajadores y  delegados con mandatos del conjunto de los hospitales, que puede potenciar los reclamos de cada sector y unificar un plan de acción en una nueva jornada de lucha. Sin duda, esta jornada encontrará en la lucha salarial su próxima instancia.

También te puede interesar:

Es necesaria una intervención independiente en defensa de la Daspu.
El debate estuvo nutrido por las vastas experiencias de lucha que abonan las conclusiones.
Igual que las inundaciones de la nueva terminal de Córdoba capital.
Es imprescindible crear el banco de tierras provincial, y que se impulsen de manera efectiva programas de viviendas populares.
Sobre las declaraciones fascistoides de Patricia de Ferrari y la reacción del oficialismo.