24/09/2020

Córdoba: trabajadores de limpieza de edificios públicos se autoconvocan por salario y condiciones laborales

Subcontratados y con ingresos mínimos, vienen luchando durante todo el año y ahora deberán enfrentar una paritaria a la baja.

Las trabajadoras y trabajadores de las empresas de limpieza que dependen de las contrataciones del gobierno de la provincia de Córdoba, y que desempeñan funciones en los edificios públicos provinciales, vienen reclamando de forma autoconvocada por las condiciones de trabajo y por el salario.

A principios de año, con acciones de lucha se había logrado que el gobierno se hiciese cargo de parte de los sueldos, que habían dejado de pagar las empresas contratantes. Ahora, se plantea profundizar la organización del sector, en la medida en que ya está en agenda la realización de paritarias a la baja -sobre los ya míseros ingresos- y con sumas en negro.

Cabe señalar que muchos trabajadores han sufrido compulsivos traslados de destinos. Sucede que fueron obligados a decidir entre desempeñarse en hospitales o centros de salud, en la primera línea en la lucha contra el Covid-19, con escasos elementos de protección personal y en riesgo permanente de contagio; o bien perder gran parte de su poder adquisitivo con suspensiones o recortes de jornada.

Miseria salarial

El salario mínimo vital y móvil en la Argentina es de $16.875; sin embargo, un trabajador de limpieza en Córdoba percibe un sueldo básico de $14.576 por 48 horas de trabajo semanales. Cada hora trabajada se liquida a $74 menos los descuentos; el premio al presentismo equivale a 4,70% (unos $728); antigüedad es del 1% (unos $145); y la asistencia perfecta implica un 5.15%.

A su turno, el aguinaldo se calcula solo sobre el salario básico, y lo perciben siempre y cuando no falten ni lleguen tarde. Además, se les descuentan los feriados y les hacen devolver las horas. Pocas veces pueden saber en qué consisten los descuentos porque no les entregan recibos de sueldo.

Los certificados médicos que justifican inasistencias son sometidas a una evaluación por las empresas, donde generalmente son rechazados. Tampoco les entregan copia con la firma del ‘Recibido’ cuando presentan sus certificados. Existe un “aumento solidario” de $ 4.000 remunerativo, solo a los fines de los descuentos.

Conflicto

Ante esta situación, se ha recrudecido el conflicto que comenzara en marzo/abril, al inicio de las medidas de distanciamiento social preventivo y obligatorio.

La burocracia del Sindicato de Obreros y Empleados de Empresas de Limpieza, Servicios y Afines de Córdoba (Soelsac), en clara complicidad con el gobierno provicnial de Juan Schiaretti, pretende dejar pasar el ajuste salarial y la precarización en este sector de trabajadores. Este ajuste forma parte de un paquete integral que busca redireccionar fondos para el pago de la deuda provincial -impagable, con un 90% de la misma en dólares.

La misma receta

Cuando están por cumplirse 10 años del asesinato de Mariano Ferreyra, sigue viéndose el esquema de negociados y tercerización que él enfrentara y por lo que fue asesinado por la burocracia de la Unión Ferroviaria.

El Estado que terceriza los servicios para quebrar los convenios y fragmentar a la propia clase obrera. Una burocracia sindical que entrega la lucha de los y las trabajadoras en clara componenda con el gobierno y la patronal, que en algunos casos son lo mismo. Y, en este escenario, surge la lucha de los y las trabajadoras, que ante la parálisis de las gremiales encuentran la salida en la autoconvocatoria -como vienen haciendo el personal de salud, docentes, entre otras expresiones de lucha.

La organización es la única salida

Del accionar de las empresas, lo que queda claro es que el gobierno confía plenamente en la capacidad de que burocracias sindicales puedan desarrollar una política de aplacamiento de los y las trabajadoras, con amenazas y aprietes y cuando esta barrera fue superada.

Las mismas patronales salen a “castigar” a los y las trabajadoras trasladándolas a otros destinos, siempre con la amenaza de la suspensión del cobro.

Es imperioso fortalecer la organización de los y las trabajadoras tercerizadas que desempeñan funciones en las dependencias pública. Ya ha quedado demostrado que con organización y solidaridad de clase enfrentamos los ataques de las patronales y el ajuste del gobierno.

 

También te puede interesar:

Intentan imponer por la fuerza, una paritaria de hambre.
Toma fuerza el paro del 10 de noviembre en los hospitales por salario, personal y condiciones de trabajo.
Es necesario que se haga sentir el reclamo de todos los hospitales.
Un pronunciamiento contra la represión y por el derecho a la tierra y la vivienda.