16/11/2000 | 688

Corte de ruta, 11/111/00

Por

La comisión de Manifestantes de Departamento San Martin hace conocer que los desocupados y sectores que realizan el corte de ruta (sobre la ruta nacional 34) nada tienen que ver con los saqueos producidos en la ciudad de Tartagal.


Vinimos a la ruta con los mismos objetivos de las grandes puebladas, es decir, en busca de trabajo para nuestro pueblo.


Asimismo repudiamos a quienes con actitudes provocadoras y malintencionadas intentan mostrar a los saqueos como resultado premeditado del corte de ruta. Denunciamos que se trata de un conjunto de maniobras de políticos que buscan sembrar la confusión en los vecinos del Departamento de San Martín.


Nuestra posición fue siempre la de manifestarnos pacíficamente reaccionando sólo cuando nos reprimen, como lo demuestran los hechos, con más fuerza, cuando asesinan a nuestros compañeros.


Para iniciar las negociaciones se nos pidió que liberemos a los policías retenidos, compromiso que se cumplió. Ahora se nos pide que entreguemos las “armas de guerra” que desaparecieron durante los saqueos en Tartagal, cuando todos conocen que nosotros estábamos en la ruta al momento de dichos acontecimientos.


Además, durante las sucesivas represiones que todos dicen desconocer quiénes las ordenaron, hemos respondido como lo hacemos siempre. De la misma forma seguimos defendiendo los principios por los cuales hemos venido luchando. Los verdaderos saqueadores son los que extraen las riquezas sin dejar nada en el departamento y los verdaderos homicidas son los que generaron la desocupación y precarizan el trabajo.


 

También te puede interesar:

Comunicado del Frente de Lucha Piquetero.
Por el inmediato cambio de convenio, reconocimiento de las horas extra, aumento salarial y un protocolo obrero contra el Covid-19.
Martes 4 de Mayo 12 hs. en el Obelisco conferencia de prensa y plan de Lucha de la Unidad Piquetera que reúne más de 30 organizaciones nacionales.
Desde los mártires de Chicago a la lucha internacional contra la precarización y el reconocimiento laboral.
Los precarizados del Programa de Entrenamiento Laboral, en acción.