13/09/2012 | 1239

Covelia Quilmes: Ofensiva precarizadora del «Barba» Gutiérrez

Luego de cuatro días de paro, con un campamento de los recolectores en la puerta del municipio, desde el Ministerio de Trabajo se dictó la conciliación obligatoria. Hace un mes se levantó el paro anterior, con el anuncio de la prórroga del contrato a la empresa Covelia hasta el mes de noviembre.


El conflicto se origina en el anuncio del despido de 150 trabajadores que realizan la tarea de barrido, ya que la nueva licitación no contempla esta tarea para la empresa que se haga cargo de la recolección.


Simultáneamente, la Secretaría de Medio Ambiente abrió los sobres de las ofertas de la licitación por la recolección y la única oferente es Covelia. Pero sus costos superan en casi un 100% al monto aprobado por el Concejo Deliberante para esa función.


El municipio, según anunció el propio intendente Gutiérrez a medios de comunicación locales, ha resuelto que el barrido sería municipal y que tendrá los trabajadores y los medios necesarios. En realidad, esa tarea será realizada por los compañeros de las cooperativas de Argentina Trabaja, quienes ya barren la peatonal y las plazas centrales. Por supuesto, por fuera del convenio camionero y también municipal, y por un cuarto de sueldo de lo que perciben hoy los barrenderos. En Quilmes hay cerca de 9.000 trabajadores cooperativizados, muchos de ellos cumplen tareas que debieran realizar trabajadores de planta del municipio, como la recolección de ramas, el podado de árboles, la limpieza de predios, etc.


Al cuarto día del conflicto, el municipio salió a levantar la basura en las zonas más críticas con camiones y personal propio.


La situación confirma que tras el divorcio Cristina y Moyano se encuentra el ajuste, el cual no puede sostener los negocios que armaron con el camionero, por un lado, y que pretende descargarse sobre los trabajadores, por el otro.


Nuestra posición es que la crisis la paguen los capitalistas. Ni privatización de la recolección ni alquiler de camiones como propone la banca del PRO. Los 374 millones de pesos presupuestados para la recolección son suficientes para equipar al municipio con los elementos necesarios, sin negociados de alquiler de camiones ni precarización laboral.


Es necesario que se abran los libros contables del municipio y de Covelia. Que la compra de equipamiento sea controlada por los trabajadores y por comisiones vecinales. Pasar a planta permanente a todos los trabajadores de Covelia -tanto de recolección como de barrido-, manteniendo el convenio camionero, el salario y las condiciones laborales. También el pase a planta permanente de todos los trabajadores cooperativizados del Argentina Trabaja, quienes cumplen tareas municipales. Pongamos en pie asambleas vecinales y de trabajadores que discutan estas medidas, sin esperar hasta que en noviembre se reabra la crisis.