Sindicales

21/9/2000

|
681

Declaración de los congresales de la lista Bordó

Los delegados congresales abajo firmantes denunciamos que ha habido manipulaciones (falta de entrega de pasajes, licencias, etc.) para que no puedan asistir al Congreso los que se oponen a la política sindical que está llevando adelante la Fatsa, dirigida por West Ocampo. Tampoco hemos recibido, a 48 horas del Congreso, la Memoria y Balance que se pretenderá aprobar a libro cerrado.


Se quiere acallar la voz de los que exigen que el Congreso Nacional de Fatsa cambie de política sindical:


Primero: Que el Congreso rompa con la subordinación política de Fatsa a los gobiernos de turno (Menem antes, De la Rúa ahora) y a los patrones. Que en lugar de participar en Congresos con las patronales y sus agentes financieros se convoque a un Congreso Nacional Extraordinario de Delegados elegidos en Asambleas de Sanatorios y Laboratorios para definir nuestro programa reivindicativo y los métodos de movilización para conseguirlo.


Segundo: que el Congreso denuncie la política de apoyo de la actual dirección de Fatsa a la reforma laboral antiobrera (abrazos con De la Rúa y contubernio con Flamarique). Que el Congreso reclame la derogación de dicha reforma que ha salido producto de la corrupción de los senadores.


Tercero: Que el Congreso denuncie la política de apoyo de la actual dirección de Fatsa a la jubilación privada, como se vio en su participación en la AFJP Claridad. Que el Congreso vote por un sistema jubilatorio estatal, controlado por los trabajadores y basado en el aporte exclusivo de los patrones.


Cuarto: Que el Congreso rechace las negociaciones de la actual dirección de Fatsa en la llamada ‘desregulación’ (léase privatización) de las Obras Sociales. Que el Congreso vote luchar por una Obra Social solidaria, basada en el aporte de los patrones (que se eliminen ya los coseguros que deben pagar los afiliados) y bajo control directo de los trabajadores.


Quinto: Que el Congreso rechace los convenios por empresa, que habilitan la reforma laboral y que ya están ejecutando en nuestro gremio (Sanatorio Antártida, etc.) miembros de la actual dirección de Fatsa. Que el Congreso vote por una paritaria que defienda el convenio único nacional, discutido el pliego de reclamos obreros en Asambleas Generales y elegidos los paritarios que lo van a defender también en dichas Asambleas. Que no se apruebe nada sin la aprobación de las Asambleas Generales. Que el petitorio contenga: el reclamo de aumento salarial: aumento general de salarios; incorporación de los premios al básico; respeto de las 8 horas (6 horas para insalubre: enfermería, etc.), etc.


Sexto: Que se repudie la política divisionista y propatronal de la CGT de Daer, West Ocampo y compañía. Basta de ‘concertación’ con los que atacan al pueblo trabajador. Por un plan de lucha de las tres centrales sindicales hasta obtener nuestros reclamos.