21/12/2015 | 21

Defendamos a los trabajadores de Cresta Roja y el derecho a la protesta


Foto: Sebastian Baracco


La gobernadora, María Eugenia Vidal, atacó las medidas de lucha que los trabajadores de Cresta Roja desarrollan para exigir el cobro de sueldos y la continuidad laboral. Consideró que ni los cortes de rutas ni del acceso al aeropuerto son formas «apropiadas» de protestar. Atrás de la gobernadora salió el jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, a proponer la limitación de las protestas.


Rechazamos cualquier intento de coartar la libertad de protestar, que es el derecho esencial para poder defender cualquiera de nuestros derechos. Defendemos en particular la enorme lucha de los trabajadores de Cresta Roja.


 


Qué salida hay para Cresta Roja


Vidal atacó el plan de lucha de Cresta Roja con el argumento de que su gobierno ya está actuando a favor de los trabajadores. El gobierno provincial atacó de palabra a la patronal vaciadora de Rasic, lo que no pasa de una impostura y de un operativo premeditado de confusión política. Vidal le pidió a Rasic que «paguen los sueldos o vendan la empresa». Entretanto, los trabajadores siguen sin cobrar sus sueldos (este mes cobraron sólo el Repro, y hay un compromiso de pagar 2.000 pesos más por obrero). Pero Vidal se cuidó de hablar de las condiciones de una vuelta al trabajo: ya sea Rasic el que continúe al frente de la empresa o lo haga un comprador, quieren dejar en la calle a unos 1.500 compañeros y rebajar en un tercio los salarios de quienes permanezcan.


La única garantía de la vuelta al trabajo y el cobro de sueldos de todos los trabajadores de Cresta Roja es sostener y profundizar la movilización hasta tener una salida. Que el Estado ponga los salarios a cuenta en lo inmediato, evitando que las familias obreras deban pasar las fiestas sin un peso. Que se garantice la integridad del plantel y de los salarios bajo esta administración o con la un comprador. Que los movimientos económicos de la empresa estén sujetos a un control de una comisión estatal-obrera que impida la continuación del vaciamiento. Que Vidal sepa que, si no se cumplen esas condiciones, habrá muchas jornadas de lucha de los bravos trabajadores de Cresta Roja.

En esta nota