Sindicales

5/10/2000

|
683

Defendamos al Borda y al Moyano (y al Muñiz y al Rawson)

De acuerdo a una antigua resolu­ción del GCBA, que data del año ‘98, y al Convenio Marco entre el GCBA y la Sociedad Central de Arquitectos (B.O. CBA, N° 556), estos hospitales esta­rían condenados a su desactivación y cierre. El proyecto, que es conocido co­mo “áreas vacantes”, se reactualizó en un extenso anexo a dicho convenio marco (B.O. CBA, N° 995, 2/6). En un reciente editorial de Clarín, el decano de la Facultad de Arquitectura de la UBA volvió a referirse a las “áreas va­cantes” como eje de un plan de “urba­nización” de la zona sur de la Capital.


Con posterioridad, fue sancionada la Ley de Salud Mental, que en las cuestiones que aquí interesan plantea la “desmanicomialización” de la aten­ción psiquiátrica y el reemplazo de los hospitales psiquiátricos por hospita­les de día y “casas de tránsito”. Es de­cir, ahora tenemos una ley, “científica­mente avanzada”, que plantea el de­salojo paulatino de pacientes de los hospitales Borda y Moyano, y su vir­tual cierre, y se complementa de ma­ravillas con… las “áreas vacantes”.


No se puede evitar vincular este ‘paquete’ de resoluciones y leyes con el plan maestro del gobierno de Ibarra, para generar un gran proceso de in­versiones inmobiliarias en la zona sur de la Capital, donde precisamente dichos hospitales ocupan terrenos es­tratégicos, extensos y de un enorme valor inmobiliario. Se entiende que estamos hablando de un ‘negocio’ de millones de dólares que los pulpos in­mobiliarios, financieros y de la cons­trucción intentarán imponer como sea.


Frente a este panorama, la buro­cracia de los sindicatos que represen­tan a los trabajadores del sector han adoptado una posición complaciente. Una intersindical formada por ATE, Upen y Sutecba apoya la Ley de Salud Mental, asegurando que las “áreas va­cantes” no serán tocadas porque así se los planteó el secretario de Salud, Marcos Buchbinder. Una asamblea de los trabajadores de los mencionados hospitales rechazó los planteos de es­ta Intersindical y reclamó que el tema de las áreas vacantes fuera denuncia­do mediante una efectiva acción de los sindicatos. Los trabajadores también denunciaron que ya existe una situa­ción de vaciamiento de los hospitales, ya que no se cubren las vacantes en enfermería, no se entrega la ropa a los trabajadores, no hay insumos, etc.


Como lo denuncian los propios tra­bajadores, el vaciamiento de los hospi­tales hace rato se está implementando. Pero en el actual cuadro social, donde las enfermedades psiquiátricas son las que más crecen, el funciona­miento pleno de los hospitales Borda y Moyano es no sólo necesario, sino irremplazable.