02/02/2006 | 932

Derrota en el conflicto de la fruta


La lucha de los productores-chacareros de la fruta en demanda de un precio básico de 25 centavos de dólar el kilo, y la de los obreros de la cosecha y el empaque por incremento salarial, concluyó con la firma de un acuerdo por 12 centavos el kilo de manzana y 14 el de pera, incluso menos que los del pasado 2005.


 


La promesa de implementar un Fondo Frutícola que cubriese el desfasaje con el costo de producción (0,15 centavos) no alcanzó para frenar la bronca de los chacareros.


 


Una vez desmontado el conflicto con los productores, la patronal empacadora abordó el conflicto salarial. El lunes 16 la burocracia de los cuatro gremios en conflicto (empaque, camioneros, frigoríficos y rurales) firmó por un miserable 15% “sobre los salarios de la temporada anterior”, que no compensa siquiera el alza inflacionaria. Pero la burocracia de Uatre no pudo imponerle el acuerdo a su base. Una tras otra las asambleas de trabajadores rurales rechazaron el “aumento” trucho (que dejaba el jornal por debajo de los 30 pesos, contra los 50 pesos diarios reclamados por los obreros) y retomaba el plan de lucha, parando las chacras (pese a que la burocracia no llamó en ningún momento a la huelga), cortando la ruta y bloqueando los galpones con masivos y combativos piquetes durante el martes y el miércoles.


 


Finalmente, el jueves, la burocracia logró levantar el conflicto, al aceptar la conciliación obligatoria y el laudo ministerial.


 


Es necesario organizar una alternativa opositora combativa.

En esta nota