27/07/2020

Despiden a dos periodistas por informar sobre posible imputación al intendente de Villa María, Martín Gill

Otro atentado contra la libertad de prensa.

Dos trabajadoras de prensa fueron despedidas del portal de noticias Villa María Ya y de la Radio Ya. Se trata de Patricia Gatti y Cecilia Burello, quienes dieron a conocer que la Fiscal Juliana Companys imputaría a Martín Gill, intendente de la localidad y funcionario de Obras Públicas de la Nación y a 14 familiares suyos por romper la cuarentena para celebrar el cumpleaños de su madre.

En una nota publicada en Villa María Ya con el título “Coronavirus: imputarían a Gill y a su familia por una fiesta”, Gatti informaba que “días atrás se confirmó que Gill había dado positivo para coronavirus y que había estado en Villa María. En diálogo con la prensa, el funcionario nacional sostuvo que pasó a saludar a su madre, aunque fuentes judiciales indicaron que pudieron corroborar mediante pruebas objetivas que habría participado de una celebración que contaría con una asistencia mínima de quince adultos».

En la nota señalada también se dice que «de acuerdo a fuentes tribunalicias a las que pudo acceder Radio Ya, el secretario de Obras Públicas de la Nación y el resto de las personas, entre quiénes se encuentran sus padres y hermanos, habrían protagonizado una celebración en honor a su madre, quien cumplía años. La imputación es por el artículo 205 del Código Penal, que penaliza a quienes incumplan las medidas dispuestas por el gobierno para evitar la propagación de una epidemia».

Es decir que el intendente -en uso de licencia- expuso a toda la población de la ciudad violando disposiciones sanitarias. Por su parte, la nota firmada por Patricia Gatti atribuye fuente de información según la cual se llevaría a cabo la imputación a Gill y a sus familiares.

Otros medios también desmintieron la versión difundida desde el municipio. Según el diario El Regional, hay registros fílmicos que dan cuenta de diferentes actividades del funcionario nacional, que incluso habría pasado por “el peaje camino a Córdoba”. De acuerdo a la última fuente mencionada, “un dato aleatorio es que, a través de la geolocalización, coinciden 25 celulares en un mismo sitio, tal lo describen fuentes oficiosas”.

Lo que esta fuera de toda duda es que Martín Gill al regresar de Buenos Aires no realizó la cuarentena que le corresponde a toda persona que viaja y mantuvo reuniones por fuera de lo permitido. Es decir, violó disposiciones legales vigentes, y la Justicia podría iniciar un proceso contra el funcionario.

Sin embargo, la imputación no se confirmó. Según El Regional, hay versiones que indican “que todo lo actuado por la fiscal Companys pase a manos de la órbita Federal. Y hasta se agrega que sería el mismo presidente, Alberto Fernández, quien habría comenzado a mover los hilos. Estaría preocupado”. Martín Gill es una de las espadas del albertismo y de hecho suena como posible candidato a gobernador en 2023.

La nota que anunciaba la posible imputación fue publicada el pasado 20 de julio. Las periodistas fueron despedidas al día siguiente. Los dueños de los mencionados medios, German Richietti, Guillermo Álvarez Beogoa y Alexis Rinero comunicaron los despidos de manera verbal. Es un acto de represalia repudiable, inconstitucional e inconcebible, porque viola el estatuto del periodista, rompe con los principios de libertades democráticas y además con el decreto de necesidad y urgencia que pretende frenar los despidos.

Exigimos la restitución de los puestos de trabajo a las periodistas. El sindicato de trabajadores de prensa rechazó las cesantías. El conjunto de gremios debe pronunciarse en el mismo sentido, en defensa de los puestos de trabajo, de la libertad de prensa y del derecho a la información del pueblo de Villa María. Basta de despidos, reincorporación de las compañeras.

También te puede interesar:

La responsabilidad del Estado de los contagios en unidades penitenciarias.
La jornada cerró con un masivo acto en centro de la ciudad.
Una expresión de un régimen universitario en descomposición.
La ciudad no tenía casos hasta antes de una procesión y misa.