17/07/2014 | 1323

Despidos en Valeo: una lucha estratégica

CORDOBA

Por la asamblea general de la UOM


Foto de Alejandra Rodriguez

La patronal francesa de Valeo decidió dejar a 59 contratados afuera de su planta de Córdoba. Incumplió así con el acuerdo firmado en marzo, de pasar a planta permanente a todo el personal «de consultoras», luego de la ocupación de la fábrica.

La ocupación de febrero -contra los despidos y por reclamos salariales- terminó con un triunfo de los trabajadores y mostró la iniciativa de los obreros frente a las pretensiones de descargar sobre sus hombros la crisis en curso. Resultado de esto fue el paro total de la UOM Córdoba el 28 de mayo frente a los despidos y suspensiones en gran parte de las empresas. En la UOM comenzó a levantar cabeza un sector independiente enfrentando a la conducción delasotista.

Ahora, el ministro de Trabajo decretó la conciliación obligatoria reconociendo a los contratados como personal de planta y planteó el pago del 100 por ciento del salario y su reincorporación. Este último punto ya fue desconocido por la empresa.

Los trabajadores denuncian que los despidos no responden a la crisis que envuelve al sector metalmecánico, ya que la empresa (productora de ópticas) tiene ventas cerradas por varios años y recientemente hizo inversiones en la planta para cumplir con los mismos. La empresa aprovechó estos meses para hacer stock y prepararse para un conflicto de largo aliento.

Además de incumplir los compromisos asumidos, hace un par de meses la patronal denunció penalmente a diez activistas -entre ellos, el delegado Leandro Sánchez, dirigente de la lucha de febrero- quienes tienen prohibida su entrada a la planta por parte de un fiscal penal, por supuestas amenazas a carneros.

La burocracia de la UOM, a través de su secretario general, el delasotista Rubén Urbano, hizo conocer que aceptaba «la suspensión pero no el despido» y se avino a discutir un plan de reubicación de los trabajadores y un recurso preventivo de crisis que presentaría la empresa.

A la par de esto, hay una campaña macartista contra el activismo: la consigna es «echar a la izquierda del gremio». Esto incluye un constante ataque a los dirigentes del Frente de Izquierda y, en particular, a Cintia Frencia, ya que las iniciativas legislativas contra los despidos y las suspensiones, así como su apoyo y presencia en las luchas, son recibidas con inocultable adhesión y simpatía por parte de los trabajadores. La comisión interna se encuentra acosada así por la Justicia, la burocracia, el Ministerio de Trabajo y la patronal.

La salida a esta encerrona pasa primero por clarificar la situación. Denunciar activamente y sin tapujos a la burocracia de Urbano y reclamarle la inmediata convocatoria a una asamblea general del gremio para votar un plan de lucha. Recobrar la iniciativa y articular una acción que mantenga organizados a los despedidos junto a los trabajadores y rechazar las suspensiones.

!Todos con los trabajadores Valeo ¡!Ni un despido ni una suspensión! Por el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario.


Eduardo Salas

También te puede interesar:

Sobre la intervención del PTS en el Plenario del Sindicalismo Combativo en la Patagonia.
¿Unidad contra la “derecha” o frente único contra la política capitalista del gobierno? Una polémica con el PTS.
Continúa la lucha por la reincorporación de los trabajadores despedidos de Tenaris.
Es necesario un plenario de delegados con mandato para enfrentar los ataques de la patronal.