15/08/1995 | 460

Deutz: Es la hora del “tractorazo” de los trabajadores

Desde 1990, los trabajadores de Deutz no hemos recibido un peso de aumento, aunque la “productividad” se incrementó por lo menos un 50% y las líneas de producción sacan muchos más bienes por trabajador que hace 5 años. La empresa introdujo aquí también el método japonés de “calidad total”, que significó mayor esfuerzo físico y psíquico del trabajador, pero no mayor “calidad” en nuestras remuneraciones, y menos aún en las condiciones de trabajo.


Durante estos años, la empresa vendió y facturó alcanzando niveles sin precedentes. Ahora que las ventas han caído pretenden “ajustarnos” a nosotros, que apenas vimos migajas en las épocas de “vacas gordas”. ¿Dónde fueron a parar los fabulosos beneficios de esos años?


La patronal —con el apoyo de la burocracia del SMATA— reclama un nuevo torniquete en la política de “flexibilización” laboral que ya sufrimos, mediante la “compensación” de los días no trabajados por falta de actividad, con jornadas más largas… cuando la empresa lo requiera. Los compañeros comprendieron al vuelo el propósito de quebrar la jornada laboral “normal”, destruyendo el régimen de horas “extras” para siempre. Por eso ni con la “vaselina” de la burocracia el nuevo atropello pasó.


Cuando comenzó la recesión, la empresa no pagó ni un peso de los días de suspensión, esgrimiendo una legislación de cuestionable aplicación, que la burocracia ni se preocupó en analizar. A partir de julio, la patronal tuvo que pagar los jornales caídos al 75%, y abrió un registro de “retiros voluntarios”. Esto es, despidos encubiertos… después de haber echado alevosamente a los “contratados”.


Rodríguez, Amín y Cía… llorones


Ahora se habla de nuevos despidos. La burocracia no hace nada para preparar la resistencia de los trabajadores. Por el contrario, no hace más que “negociar” las condiciones… para que pasen. Como los cocodrilos que se comen a sus crías, derraman lágrimas (¡¡de verdad!!) en las asambleas diciéndonos que “no piensen que estamos traicionando” mientras están pactando con la patronal como verdaderos reptiles… y la crisis se “traga” a los trabajadores. Hay que prepararse en serio ante eventualidad de los despidos y para impedir que nos “flexibilicen” más aún, mediante el régimen de las “compensaciones”. No a las suspensiones y despidos. Reducción de la jornada laboral sin afectar el salario. Defensa incondicional de las condiciones de trabajo. Pago en término de los haberes. Que se “gatille” de una vez la parte del aguinaldo adeudada. Que nos entreguen los “Luncheon Tickets” de los días caídos.


No estamos solos


Los nuevos delegados tienen la oportunidad de formular un programa que termine con los atropellos patronales y las entregadas de la burocracia. Hay voluntad en los trabajadores de actuar como “tractores” para impedir que nos aplasten como esclavos. Los obreros de Deutz haremos nuestro “tractorazo”, para defender a nuestras familias. Y junto a toda la clase obrera defender nuestras fuentes de trabajo.

También te puede interesar:

El secretario general de ATE provincia de Buenos Aires formará parte de las listas del Frente de Todos.
La oferta del gobierno lleva el salario de maestro de $18.400 a $25.000, ni la mitad de la canasta básica.
La recuperación de los sindicatos por sus trabajadores, para desarrollar una política independiente, es una tarea estratégica.