09/07/1998 | 592

Editorial Atlántida: Peligro de criminalidad por actividad social

El congreso de la COSITMECOS, reunido en la ciudad de Buenos Aires, condena los efectos nocivos de la concentración económica en los Medios de Comunicación Social.


El gobierno, luego de obtener la modificación de la Ley de Radiodifusión y la aprobación de la Ley de Reforma del Estado, permitió que pocos grupos económicos llevaran a cabo este proceso.


Solo aquellos que lo padecieron perdiendo sus empleos o sometidos a condiciones de trabajo indignas, pueden explicar con absoluta claridad que es la concentración.


Ha sido sinónimo de desocupación y búsqueda de rentabilidad a ultranza. Somos los afectados directos en este proceso, pero no los únicos. La sociedad hoy comienza a sufrir las consecuencias.


El monopolio comunicacional, los riesgos para la libertad de expresión y la arbitrariedad tarifaria, son algunos de los resultados que comienzan a observarse.


Sin embargo, los grupos económicos no se contentan con esto y pretenden avanzar hasta la anulación de las libertades individuales como el derecho a peticionar y trabajar.


En este marco, observamos con preocupación que la mecánica de condenar a quien reclama, se ha vuelto una actitud repetida en nuestro país.


Los compañeros de Editorial Atlántida, que en el primer trimestre del año pasado, fueron cesanteados luego de manifestarse pacíficamente en defensa de sus fuentes de trabajo, hoy son llevados ante la justicia penal donde se les pretende incriminar en una serie de supuestos delitos que sólo existe en la imaginación y acción conculcante de Editorial Atlántida, promotora de esta perversa y reaccionaria maniobra.


De esta forma, los compañeros de Atlántida se suman a los casi setecientos trabajadores que en diferentes juzgados y ciudades del país, están siendo reprimidos por resistirse al atropello orquestado y amparado por este modelo neoliberal.


Por todo lo expuestos, los delegados a este Congreso Federal, expresan su solidaridad con los compañeros de Editorial Atlántida rechazando las imputaciones que se les han formulado y reclaman a la jueza interviniente que se desechen las mismas.

También te puede interesar:

Allanamiento intimidatorio como parte de una persecución que persiste a pesar de denuncias de los atropellos.
Rechazamos la denuncia contra Aníbal Navarrete.
Besarse no es delito.
La persecución del Estado como una de las primeras herramientas para regimentar a las diversidades sexuales y de género.