29/09/2020

8 de octubre, 4° paro internacional de repartidores de las apps

Este 8 de octubre se estará realizando el cuarto paro internacional de repartidores de las apps contando con la participación de más de 12 países. Este movimiento internacional que reagrupa al activismo de varios países ha colocado en la agenda los reclamos fundamentales que tienen los repartidores y las condiciones de precarización en las que trabajan: el reconocimiento por parte de las patronales de la relación de dependencia que hoy existe y por lo tanto la cobertura social que esto implica (obra social, jubilación etc.), aumento de las tarifas (no aumentaron en toda la cuarentena), una aseguradora por los sistemáticos accidentes, licencia pagas por enfermedad o gestación; frente a los robos que las empresas se hagan cargo de los materiales de trabajo. Por otro lado también se rechaza el sistema de ranking que genera una competencia entre compañeres y los bloqueos arbitrarios de cuentas a quienes se organizan.

Este pliego de reivindicaciones y la convocatoria al paro del 8 ha sido votado también en la Asamblea Nacional de Repartidores, que al día de hoy es la única instancia de reagrupamiento y organización de los repartidores de todos el país.

Un debate con la RedApps Unidos de Argentina

Sorprendentemente la agrupación marplantense de repartidores (RedAppsUnidosdeArgentina) se ha tomado el trabajo de sacar un comunicado junto a otra agrupación de Rosario donde llaman… a no parar. Veamos los argumentos: “el motivo principal es que no compartimos las consignas votadas” (refiriéndose a la cuestión de la regulación), agregando “los repartidores en su mayoría queremos seguir siendo independientes y no buscamos trabajar bajo relación de dependencia, ya que esto nos haría perder muchas libertades y también se verían afectados gravemente nuestros ingresos y fuentes laborales». Esto dicen en el comunicado del 19 de septiembre de RedAppsUnidosArgentina.

Queremos concentrar el debate fraternalmente en esta idea y eje que arriba citamos, pero no está bien dejar pasar que el comunicado tiene un fuerte sesgo macartista contra la izquierda ya que le da una connotación negativa a la participación de compañeros repartidores que están organizados con la izquierda; y por otro lado mete en una misma bolsa a todas las agrupaciones (La Red, JTP, ATR) generando una confusión con el único fin de llamar a los repartidores a boicotear una acción de lucha.

El comunicado que saca esta agrupación reduce toda la convocatoria al problema de la regulación. Pero deja de lado de forma arbitraria todas las reivindicaciones y reclamos que aún siguen vigentes: aumento de tarifas, aseguradora, etc. ¿O acaso en Mar del Plata y Rosario los repartidores viven una realidad distinta? No. Todo lo contrario, el aumento de combustible, la inflación creciente que golpea los ingresos y los accidentes permanentes han agravado la situación. Hoy tiene la misma vigencia que hace un año atrás salir a luchar por estos reclamos.

Sobre la regulación

El comunicado peca de adjudicarse la representación de una supuesta “mayoría” que no quiere regularizar la actividad y aparentemente quisiera seguir en condición de monotributista. Respetamos el planteo y decisión de estos compañeres; pero adjudicarse la representación de la mayoría en el país (ya que no queda claro si hablan solo de Mar del Plata y Rosario) nos parece como mínimos desmesurado y errado como justificación para convocar a no parar.

Pero hablemos un poco sobre el tema de la regulación. Un reciente estudio confirma lo que venimos señalando desde ATR sobre las cuantiosas ganancias que facturan estas empresas multinacionales: solamente en España se habla de unos 170 millones de euros (Glovo) ni hablar lo que suma contabilizando todos los países en los que opera. Pero el dato más interesante es lo que reconoce la propia justicia europea donde señala que parte de estas ganancias que superan el 200% se debe a la falsa “independencia» que tienen los riders: los ahorros a la hora de no pagar las contribuciones sociales a sus repartidores y no garantizar ni el mínimo de ingreso anual que establece el convenio para esta actividad (ya que a pesar de que el monotributista en principio percibe un ingreso en bruto luego hay que descontar los gastos que corren por cuenta del riders tanto en los materiales de trabajo como en su salud). Esta situación se agrava mucho más en nuestro continente ya que la devaluación de las monedas nacionales de los países latinoamericanos favorece enormemente la contabilidad de estas empresas que trabajan en euros y dólares.

O sea un cambio de moneda favorable, no hacerse cargo de los gastos que tienen los riders (materiales de trabajo, obra social, aporte jubilatorio) no hacerse cargo se la salud y los accidentes, convierte esta actividad económica en un sistema de superexplotación con ganancias cuantiosas para la parte patronal, o sea las apps.

Con estos números en mano, que facturan estas apps con el personal ya existente, se caen los argumento del tipo de que una regularización de la actividad implicaría una pérdida de trabajo e ingreso para los repartidores. No hay que caer en la presión de las patronales que sollozan que una regularización implicaría pérdidas de ganancias para la empresa y por lo tanto es inviable. Compañeres, ¿acaso podemos creer en las lágrimas de cocodrilo de las mismas empresas que tienen la sangre fría para no hacerse cargo o dejar abandonado a un repartidor cuando tiene un accidente o pierde su vida? Creemos que no. No queremos dejar pasar por alto, que esta situación irregular existe con la complicidad del Estado que debería intervenir frente a esto. Desde ATR entendemos que los repartidores tenemos que discutir la situación a fondo, para plantear una regularización que contemple a quienes quieran seguir como monotributistas, pero que al fin y al cabo logre que las empresas aporten lo que tienen que aportar, cosa que hoy no hacen.

Sobre la cuestión de la seguridad

Este tema es unos de los más dramáticos entre los riders ya que la exposición y la vulnerabilidad a las que están sometidos cada vez que hacen un reparto tiene como consecuencia los robos y asaltos violentos. Desde un primer momento desde ATR venimos discutiendo esto y hasta hemos convocado a una jornada (el 1 de octubre donde en principio tampoco iban a participar los compañeros de RedApp) colocando la responsabilidad en el Estado y la empresa. Las apps no se hacen cargo de nada y hasta sanciona sino entregas en una zona que se puede considerar “jodida». Pero por otro lado, cuál es el rol de la policía. ¿Se le puede pedir un “mejor accionar» a una institución que es cuestionada por toda la sociedad por acciones ilícitas como las entraderas en casas, el narcotráfico o las redes de trata; o la desaparición forzada de personas como lo fue el reciente caso de Facundo Castro? Entendemos que no se les puede pedir peras al olmo. La policía bonaerense (como la Federal) están es un estado de descomposición que implica desmantelarla totalmente, poner en comisiones de control de trabajadores y organizaciones de DD.HH. y formar comités de trabajadores de seguridad. Pero la colaboración con la Bonaerense nos parece una trampa mortal. Estamos hablando de la misma policía de “verduguea» a los riders o los mete en cana como pasó con Ulises. Esta línea de “colaboración» con la Bonaerense llevó a que la RedAppsUnidos de Argentina apoye activamente la huelga policial. Si la táctica consistía en demostrarle a la policía que estaba todo bien con ella, creemos que esto fue un desbarranque.

La unidad con los trabajadores de otros sectores en fundamental, pero aquí solo se apoyó a la policía. Días después los trabajadores de la salud hicieron una enorme caravana ya que trabajan por un sueldo miserable y están en la primera línea de fuego (por poner un ejemplo) y fueron reprimidos por la policía de la ciudad de Buenos Aires, sin embargo hubo un silencio de radio por parte de la ReddAppUnidosArg. Lo mismo pasó frente al caso de Facundo Castro; que tranquilamente pudo ser cualquiera de nosotros, inclusive un repartidor, hablamos de la desaparición de un pibe a manos de la policía. ¿Esto no es al menos repudiable como para sacar un comunicado? Estamos hablando de la misma fuerza que reprime todas y cada una de las luchas de las y los trabajadores.

La unión hace a la fuerza, ¿o no?

Entendemos que en este contexto es fundamental la acción en común y en unidad para ganar estos reclamos. La orientación activa de “llamar a no parar» frente al paro del 8 es divisionista y faccional, se recurre a los mismos métodos que La Red o la JTP que ellos mismos denuncian. Y por otro lado se genera la idea (errada) de que no pasa nada cuando la situación de los trabajadores del reparto está peor que antes.

Compañeros de RedAppsUnidosArgentina, creemos que hay que reflexionar sobre el paro del 8 de Octubre y deberían sumarse, seguir reforzando un movimiento que a pesar de tener diferencias en su seno (que siempre estuvieron) puede actuar en común en función de un pliego de reclamos: aumento de tarifas, aseguradora, cobertura medica, seguros contra robos y justicia para los compañeros muerto en actividad.

El movimiento de repartidores a nivel nacional es el producto del frente único de acción entre varias organizaciones de reparto donde buscamos respetar los planteos de cada uno. Pero golpeemos en común contra las patronales.

Este texto busca desarrollar un debate fraternal con los compañeros lejos de una discusión ficcional e inocua. Buen debate.

También te puede interesar: