25/08/2011 | 1191

Subte – Golpe a la tercerización: El alcance de la victoria de CAF

Por Matías Cisneros Obrero que pasa a planta

El 15 de agosto comenzaron a firmar el contrato de incorporación, en tandas de a diez, los trabajadores tercerizados de la CAF, quienes ingresan a Metrovías manteniendo antigüedad y categoría de convenio.

La victoria, en el marco de una crisis contractual con la tercerizada, no sólo defiende el pase a planta, sino también la estabilidad laboral ante el peligro de un cese del contrato -lo cual tiene un claro alcance para todos los trabajadores del subte y para el nuevo sindicato. Para muchos sectores del subte que no encuentran canal a sus reclamos, en CAF, con el apoyo de los talleres, se abrió un cauce.

La lucha incluyó la organización, por primera vez, de un paro de todos los talleres de material rodante. Una unidad de acción alrededor de las reivindicaciones ligadas a las tareas, condiciones de trabajo y categorías, en un ámbito donde la patronal divide sistemáticamente apoyándose en el distinto grado de organización gremial de cada taller. Todo un núcleo de jóvenes activistas se foguearon en acciones de agitación, propaganda y organización. Un aporte de oxígeno puro para el sindicato del subte, donde las luchas salen desde abajo, sorteando la política de «paz social» y conciliación de la directiva, alineada con el sector Yasky de la CTA, que no encaja con la tradición del subte, con su nivel de organización antipatronal con la defensa de sus conquistas.

Otros sectores del subte reaccionan, contagiados por «los pibes de los talleres». Poco tiempo después de iniciada esta lucha, los boleteros reunieron su cuerpo de delegados y realizaron una medida de acción, sin precedentes, con un acatamiento del 100%, por categorías y contra la flexibilidad laboral que introduce la instalación de la tarjeta Sube.

La lucha por erradicar las tercerizaciones comenzó en 1997, cuando se consiguieron los primeros pases a planta. En 2005, se logró incorporar a la mayoría de los tercerizados que se encontraban bajo la órbita de empresas fantasma del grupo Roggio. Hoy, con este triunfo, nos sacamos de encima a la CAF, una multinacional española. El protagonista de esta lucha fue en activismo joven que empalma con la tradición de lucha por la jornada de seis horas y la estabilidad laboral, el cual fue impactado por la gesta de los tercerizados ferroviarios y el asesinato de Mariano Ferreyra.

Los choques inter-patronales, en este caso entre la CAF y Metrovias, por el control del negocio del mantenimiento ferroviario han sido aprovechados por los tercerizados de talleres, clarificando al mismo tiempo de qué lado se ubican las conducciones sindicales. La UTA la miró de afuera e intentó sacar provecho cuando palpó que se venía el pase. La conducción de la AGTSyP, el nuevo sindicato, acompañó con cuerpo muerto cuando no quedó otra. Su posición fue que el pase perjudicaba el trámite -argumento desmentido por los abogados- por el reencuadramiento de la AGTSyP como sindicato de actividad y no de empresa. Esto, a pesar de que estaba en juego la estabilidad de decenas de trabajadores, en un cuadro de semivaciamiento de los talleres y de la prometida eliminación de los subsidios estatales al pasaje.

¡Por el fin de la tercerización: Mariano Ferreyra, presente!

También te puede interesar: