19/04/2007 | 988

El desenlace de la gran huelga autoconvocada

La "conciliación voluntaria" la salida del gobierno...

Los cortes de ruta, las carpas, las deliberaciones y movilizaciones de los autoconvocados se mantenían. El conflicto se había nacionalizado. La lucha estaba en un punto alto. En este escenario, el gobierno de Romero, fracasado y desesperado, lanzó, a través de un proceso judicial, una “conciliación voluntaria”.


Una de las condiciones para iniciarla fue que los docentes cedieran en las medidas más duras, es decir los cortes de rutas. El gobierno no cedía nada y el juez sólo acercaba a las partes, no arbitraba, no decidía.


La conciliación entre el gobierno y el Cuerpo de Delegados se extendió por tres días, desde el miércoles 11 al vienes 14 de abril. Tribuna Docente caracterizó que la mediación apuntaba al desgaste y a la división.


Los delegados acordaron con el gobierno que las negociaciones fueran secretas, que no podían decir nada durante esos días. Toda pregunta era una señal de “desconfianza”. Era claro que la “conciliación voluntaria” no era la salida de los autoconvocados; era la salida del gobierno; que se preparaba para legitimar una oferta baja…


Complot contra la huelga


El Estado y sus jueces, la iglesia, los partidos patronales (romeristas, renovadores, radicales, kirchneristas), los empresarios y la prensa presionaban y complotaban contra la huelga.


La dirección de la huelga consideraba una sola hipótesis, la del acuerdo; no contemplaban otra perspectiva. Se adaptó a los planteos legalistas del gobierno y la expresión, tan conocida del 2006, de que “el paro se cae” hacia su entrada haciendo mella en varios sectores.


Sin embargo, toda maniobra implica echar lastre. La oferta miserable de Romero consistía en un blanqueo de 40 pesos y de 20 pesos de dinero nuevo pagaderos en julio y agosto respectivamente. Además, con días de recuperación pedagógica se evitaba el descuento de los días de huelga y se anulaban las resoluciones y decretos de reemplazos, descuentos y suplencias. La propuesta se conoció el sábado 15 a la madrugada. Para la tarde de ese día, los delegados convocaban a la asamblea.


La Asamblea Provincial


Asistieron 2.000 docentes autovoconvocados. Los propios delegados y el activismo denunciaron la presencia de docentes “carneros”. El gobierno aprovechó los días de conciliación para movilizar a sus lacayos y el control de la puerta perdió la severidad de asambleas anteriores.


La presentación de la propuesta por parte de los delegados, apoyada por una abogada, fue objeto de interrogantes y críticas por parte de la asamblea y el activismo. Se presentó como un paquete cerrado.


Una fracción de la asamblea proponía aceptar la propuesta y levantar el paro. Una segunda fracción sostenía que la propuesta era miserable, pero que las condiciones para sostener el paro no estaban dadas, debíamos levantar. Una tercer bloque del activismo combativo y Tribuna Docente rechazó la propuesta y proponía la continuidad de la huelga analizando las nuevas condiciones de la luchas.


En todas las intervenciones se reivindicó la lucha y la autoconvocatoria. Se puso de relieve la fuerza y la experiencia aprendida en las semanas de huelga. Se recalcó que el gobierno no pudo torcernos el brazo y que hemos dado una lección de lucha. La asamblea fue maratónica y las posiciones quedaron expuestas con estos matices.


En un clima de deliberación se paso a la votación. Una propuesta de pasar a cuarto intermedio para analizar la oferta con docentes del interior fue desestimada. La moción de aceptar o rechazar la propuesta y levantar o no la medida, puso en máxima tensión a la asamblea.


Por aproximadamente un 75% se impuso la aceptación y levantamiento del paro. Un aplauso prudente y mesurado acompañó el resultado que ponía fin a una huelga que comenzó el 26 de febrero. Otro sector del activismo reconocía la miseria de la oferta pero estaba agotado.


Fue aprobada la reivindicación de los $1.200 de básico, que el fondo de huelga se destine en partes iguales a la luchas docentes de Neuquén y Santa Cruz, la adhesión a la huelga neuquina con movilización el lunes, el repudio a los partidos políticos que no apoyaron la huelga, el quite de colaboración, el aumento del presupuesto educativo y una movilización a la plaza al terminar la asamblea.


El germen de una nueva dirección


El activismo de esta huelga expuso en la asamblea los límites de la dirección. En las medidas de acción directa y en la lucha contra el Estado fue realizando un balance y sacando sus conclusiones. Son docentes de Capital y del interior que estuvieron en la primera línea poniendo el cuerpo. Es una fracción de la docencia que se nutre de las experiencias docentes de 2005 y 2006 y de las luchas piqueteras del norte provincial. Tribuna Docente está orgullosa de ser parte de ella. Son parte del saldo positivo de está huelga, son el germen de una nueva dirección.

En esta nota

También te puede interesar:

Vamos al Congreso de Tribuna Docente el 19 y 20 de febrero.
Se topa con una enorme deuda, usurpación de un edificio y recortes de licencias por parte del TEP.
Docentes autoconvocadxs de Artística y Educación Física cuestionan las decisiones ministeriales emitidas en l Memo 01-21 y la Resolución 828 que vulneran derechos de alumno-as y docentes.