23/07/2003 | 810

El gremio de prensa enfrenta la ofensiva patronal

Con diferencia de días, los trabajadores de cuatro empresas del gremio de prensa salieron a enfrentar una ofensiva patronal que tiene todas las características de haber sido concertada.


En Infofax /Infosic, la patronal contestó al reclamo de regularización del pago de salarios y mejora de las condiciones laborales con una provocación: o los trabajadores aceptaban 25 despidos o se cerraba la agencia. Estos respondieron el chantaje con una serie de medidas que incluyeron movilizaciones internas, una masiva marcha al Ministerio de Trabajo, guardias nocturnas dentro de la empresa para enfrentar los despidos y el vaciamiento, y el lanzamiento de un fondo de huelga. Las acciones obligaron a la patronal a dar marcha atrás en su planteo de despidos o cierre y se comprometió a pagar los salarios de junio. Los compañeros, en tanto, no bajan la guardia y siguen con la permanencia, las colectas y la agitación pública por todas sus reivindicaciones.


El diario La Nación está revolucionado. Una asamblea de gráficos y prensa que discutía la propuesta salarial de la empresa devino en una impresionante movilización que virtualmente copó la redacción del diario. La manifestación fue recibida con un ruidoso aplauso por los restantes trabajadores, quienes, además, abandonaron sus tareas y se sumaron al debate. Más de 250 compañeros rechazaron la oferta patronal que perjudicaba los salarios más bajos y votaron la propuesta de un aumento igual para todo el mundo de 7%, que se sume al 7% conseguido con la lucha del año pasado.


En Perfil, los trabajadores pararon cuando la empresa quiso despedir a una compañera, y en protesta por la falta de calefacción y las demoras en el pago del aguinaldo. La empresa retiró el telegrama y se comprometió a informar de inmediato la fecha del pago pendiente.


Los trabajadores de DyN, por su parte, salieron a denunciar las maniobras patronales de vaciamiento y achique de la empresa y las fintas que la patronal quiere hacer a los compromisos que fue obligada a asumir en el Ministerio de Trabajo en procura de una mejora salarial.


Mientras tanto, la Utpba aspira al Guinness y no convoca al cuerpo de delegados desde hace 11 años. Cada conflicto recibió, sin embargo, inmediatos pronunciamientos de solidaridad de comisiones internas y delegados y, para el caso de Infofax/Infosic, enseguida se pusieron en marcha las tareas de apoyo al fondo de huelga.


Este panorama expresa, por un lado, que el gremio de prensa no aguanta más la miseria salarial y el deterioro de sus condiciones de trabajo. Por el otro, traduce los primeros efectos del proceso de reagrupamiento que se viene registrando en torno a un importante grupo de delegados y com isiones internas, que realiza reuniones regulares desde el verano pasado con el objetivo de debatir el cuadro que están viviendo los trabajadores de prensa y la necesidad de organizarse para luchar por sus reivindicaciones.