15/01/2004 | 833

El Mocase estuvo en la Plaza de la Verdad

Reclamaron por una reforma agraria al servicio de los trabajadores campesinos

No es casualidad la presencia en la Plaza del sector mayoritario del Mocase, que desechando la interferencia de ONG comienza a visualizar que por los vericuetos jurídicos del Estado no surgirán las reales soluciones de los problemas de los campesinos santiagueños.


Santiago del Estero es una provincia donde pese a la "preocupación" del secretario de DD.HH., Luis Duhalde, sigue sin resolución la causa de los crímenes de la Dársena y se mantiene una grave situación general en materia de violación de los derechos humanos.


Para muestra de esta afirmación, Luis Santucho (abogado del Mocase) declaró: "1°) El día 19 de diciembre del 2003, el oficial subinspector Ricardo Irineo Pérez fue denunciado por los campesinos del Mocase en el departamento Figueroa por incumplimiento de los deberes de funcionario público y discriminación política, ya que se ha negado a recibir la denuncia de campesinos pertenecientes a las comunidades de Machajuay Huanchina, Minerva, San Cayetano, Quimilioj e Invernada Sud. Además, ha acusado de subversivos al Mocase y al Programa Social Agropecuario, entre otros, y dijo que todos, incluido el abogado del Mocase, iban a terminar mal. Cabe decir que este personaje pertenece a la mafia del cuatrerismo que sigue dirigiendo Musa Azar desde su lugar de detención y que ha dejado prácticamente sin animales a los campesinos de todo el departamento Figueroa.


"2°) En Añatuya, la mafia judicial se encuentra acosando a Doña Yolanda Romero de Gallardo, quien está a punto de ser desalojada de su vivienda en una oscura trama urdida por los sectores del poder añatuyense. Hay una orden judicial y mirar para otro lado del Superior Tribunal de Justicia, que en estos momentos se encuentra avocado a decidir la cuestión. Añatuya viene sufriendo desde hace más de cuarenta años el oprobio de un Obispado al servicio de los poderosos; desde ese lugar se han cobijado criminales de guerra nazis, traficantes de bebés, entre otros asesinos de distintas décadas y tiempos, pero siempre conservando el sello registrado de un especialista, monseñor Antonio Baseotto, otrora confesor de los genocidas de la dictadura militar fascista antes de ser designado obispo de Añatuya y actualmente volviendo a su mejor sitio, en el cargo de vicario castrense.


"3°) Hace poco otra mafia, pero esta vez del departamento Figueroa, ha dado de baja de los planes Jefes y Jefas de Hogar a los campesinos del departamento Figueroa que vienen asistiendo a las reuniones del Mocase, en otra muestra más de la intolerancia que sigue internalizada en el descompuesto organismo fascista de la administración juarista.


"4°) Dora Caro Toloza es una maestra de grado de la Escuela Laprida de nuestr a ciudad capital que sufre la persecusión juarista a través de las autoridades de la escuela y del Consejo General de Educación. Ha optado dignamente por defender la calidad de la educación en su escuela y por ese motivo se escucha la implícita voz juarista de perseguir a quienes intenten salir de los moldes y dogmas de la doctrina elaborada por los sempiternos maestros de la dominación regional. Otra maestra, Claudia Moya de Soplán, también ha sido declarada enemiga del juarismo: un delito es pertenecer sospechosamente al Mocase, y que puede difundir el subversivo mensaje de la defensa de la tierra a los niños de la comunidad rural de El Desvastadero, en el departamento Figueroa.


"Estas muestras refieren que nos encontramos aún viviendo el régimen del terrorismo de Estado que ha imperado durante la gestión de Musa Azar, porque el Rey Murciélago ha inyectado el mal y se ha reproducido en todos los estamentos sociales y políticos del Estado; la impunidad sigue reinando en Santiago del Estero, y por eso debemos seguir alertas denunciando todos los dolores que nos agobian para romper definitivamente las cadenas que nos oprimen y nos impiden ser libres."


El Mocase busca su verdadero protagonismo sumándose a otras organizaciones clasistas del movimiento obrero


En Figueroa se cortan rutas y se enfrenta al juarismo y sus matones con los métodos piqueteros. Así lo expresó Marisol Ruiz cuando afirmó: "El ataque a los piqueteros es un ataque hacia nosotros, pues somos parte de una lucha que implica hacernos escuchar en nuestros justos reclamos con los métodos más claros. En Figueroa cortamos rutas cuando los empresarios injustamente nos querían desalojar de nuestras tierras. Tierras que ocupamos desde siempre y que legalmente nos pertenecen. También los campesinos somos piqueteros".


Marisol es secretaria del movimiento y defensora de los derechos de la mujer, y fue designada por sus compañeros para hablar en Plaza de Mayo. En su discurso expresó que la lucha era una sola entre obreros y campesinos, afirmando la necesidad de una real Reforma Agraria al servicio de los trabajadores y no de los pulpos de turno.


Desde el año 1995, las principales centrales campesinas que conforman el Mocase declaran su independencia de las ONG que intentan manipularlas. Parecería que el fenómeno Mocase se "vende bien" para los patrocinadores internacionales cuya ayuda lleva al inmovilismo y servilismo de estos movimientos. Mucha de la "presencia nacional e internacional del Mocase" se realiza a espaldas y con el desconocimiento de los campesinos y el propio Mocase. Y esto se produce con la complicidad de organismos nacionales como el Cels, que sigue haciendo la vista gorda a esta realidad reforzando económicamente a ONG como el Cenep, de conocida trayectoria manipuladora para los intereses de los campesinos, que se arroga falsamente la representatividad del Mocase.


Desde hace algunos años, y con un genuino trabajo de base, el Mocase recorrió un camino hacia la recuperación de su palabra e independencia de los intereses ajenos.


Y ese camino se manifestó en su concurrencia a la Plaza de la Verdad.