26/07/2021

El peronismo y la oposición se disputan liderar el ajuste educativo y la presencialidad sin condiciones

Se reabre la lucha docente en distintas provincias, de la mano de los sectores combativos y autoconvocados.

La carrera para ver quién abre más la presencialidad escolar, en forma irresponsable, es la nueva pelea en clave electoral del pejota-kichnerismo y la oposición derechista. Sin embargo, sólo se trata de matices, porque ambos anunciaron el regreso de toda la educación a la presencialidad sin condiciones en todos los niveles. Esto fue lo que se votó en el Consejo Federal de Educación por todas las provincias, con 15 mil contagios y 500 muertes diarias promedio.

Con ese acuerdo sin fisuras, la Ciudad de Buenos Aires redobló la apuesta y abandonó medidas tan básicas como el distanciamiento de 1,5 metros entre alumnos, convirtiendo a todo el curso en una burbuja. Mientras, Kicillof anunció que luego del receso toda la provincia volverá a la presencialidad, y extenderá los horarios de todas las escuelas.

Esta vuelta a una presencialidad total será en todo el país. Las críticas a CABA, mientras el oficialismo impone una presencialidad sin condiciones a escala nacional, es la antesala de que sigue los pasos de Larreta.

Esto implica la movilización de más de 12 millones de alumnas/os en todo el territorio nacional, y más de 1 millón de docentes, más las decenas de miles de auxiliares y de trabajadores estatales administrativos vinculados a la educación, más los tutores que acompañen a sus hijas/os a las escuelas. El impacto sanitario puede ser enorme, cuando ya es un hecho la circulación de cepas como la Delta, con una capacidad de contagios dos o más veces mayor.

Ctera habilita presencialidad sin condiciones

Roberto Baradel impulsa la presencialidad y la normalización de las clases en el segundo semestre. Consideró que será posible “en la medida que la situación sanitaria evolucione favorablemente, en el contexto de un alto porcentaje de vacunados contra el coronavirus” (Radio Mitre, 14,07).

Por su parte, el secretario general de Agmer Entre Ríos, sin consultar con nadie, declaró que “el lunes volvemos a las aulas. Levantamos toda medida gremial, lo que el gobierno anunció nos parece bien porque si bien vuelve la jornada completa se sostienen las burbujas” (Tareafina, 22.07). En un país que no consigue las vacunas para completar la segunda dosis, tal cual lo reconoció la asesora presidencial Cecilia Nicolini.

En Santa Fe, Sonia Alesso, la secretaria general de Ctera, que también dirige el gremio docente santafecino, también declaró en sintonía con Baradel que “los chicos podrían regresar a las aulas si los índices epidemiológicos se consolidan como positivos” ( La Capital, 17,06). Al momento de escribirse esta nota, Santa Fe suma 1.349 nuevos casos.

La burocracia sindical Celeste promueve conscientemente un regreso a una normalidad impracticable en el actual cuadro sanitario.

Ctera también habilita el ajuste

Pero la normalización educativa que promueven el Frente de Todos y Juntos por el Cambio es inviable, en primer término, por el ajuste histórico que están desenvolviendo en todas las provincias.

Las escuelas no sólo son un escenario de contagios masivos. El ajuste en educación ha profundizado el derrumbe edilicio. En Santa Fe, para dar un ejemplo, del presupuesto para infraestructura del año 2020 sólo se ejecutó el 9 %.

El 29 de junio pasado, una escuela rural del paraje Aguada San Roque, en Neuquén, voló por los aires, causando la muerte de la maestra Mónica Jara, y de los operarios Nicolás Francés y Mariano Spinedi, que hacían arreglos en la institución. Neuquén es el país, en el que no se cumplen los 12 puntos pactados por Ctera en paritarias, hace ya diez años,para garantizar “escuelas seguras”.

La tijera de Trotta y de los gobernadores es responsable también de la reducción de decenas de miles de cargos docentes, más que necesarios para movilizar a toda la docencia en rescate de un millón y medio de chicas/os que han abandonado la escuela, porque tanto ellos como sus familias han sido arrojados a la pobreza o la indigencia. Los pocos cargos que han sido creados son precarios y sin continuidad. Miles de cargos suplentes de docentes dispensados por la pandemia jamás se sustanciaron.

De una punta a la otra del país, los sueldos docentes se encuentran por debajo de la línea de pobreza. En Buenos Aires, el Suteba de Baradel aplaudió al gobernador Kicillof por adelantar una cuota del acuerdo salarial firmado en paritarias, gracias al cual una maestra de grado con 24 años de antigüedad o más, cuando el piso para no ser pobre en junio trepó a los $66.488,33, llegará a cobrar recién en diciembre $ 63.706.

Los ajustes de la Nación y de las provincias en educación, salud y gasto social son las consecuencias de los pactos con los usureros internacionales y con el FMI, y lo que –junto a la pauperización de los salarios- ha permitido alcanzar un déficit fiscal nacional cero, uno de los anhelos del macrismo pero que hizo verdad el pejota-kirchnerismo.

Regreso a clases con conflictos y paros docentes

Las condiciones sanitarias, edilicias, salariales y laborales con las que se retomarán las clases agudizan el ajustazo educativo, y plantean la necesidad de desenvolver un plan de lucha que Ctera bloquea. En CABA, el sindicato multicolor Ademys ha convocado a paro de no inicio de 48 horas, en repudio a la presencialidad absoluta resuelta por Larreta, y por el conjunto de los reclamos de la docencia porteña. También van al paro de 48 horas los docentes de Chubut, que reclaman que se abra la paritaria. En Chaco, la docencia realizará un no inicio de 24 horas, al igual que la Asamblea de Docentes Riojanos en Lucha (Autoconvocados). En el mismo sentido, los sutebas combativos multicolores preparan un plan de acción para el segundo semestre.

Se abre una segunda parte del año de luchas, que expresan además la necesidad de una salida de los trabajadores para derrotar el ajuste educativo más agudo de la historia.

En la presentación de las listas del gobierno del ajuste, el presidente Alberto Fernández pretendió diferenciarse de la oposición derechista señalando que aquellos eran a los que les explotaban las escuelas y nada hacían. La escuela que explotó en Neuquén hace días, con un gobierno socio de Alberto, es responsabilidad de la política de ajuste en infraestructura, sostenida por el gobierno nacional y por el CFE, que preside el ministro Trotta.

La salida para la educación es derrotar el ajuste en curso. Por eso Tribuna Docente integra con decenas de compañeras/os la Lista del Frente de Izquierda Unidad, para enfrentar el ajuste, crisis sanitaria y la pobreza.

En esta nota

También te puede interesar: