20/07/2021

Jornada de lucha del sindicalismo combativo en el Obelisco

Por el salario, las condiciones sanitarias, contra los despidos y contra la precarización laboral.

El Plenario del Sindicalismo Combativo protagonizó en el Obelisco porteño un corte y acampe por un conjunto de reivindicaciones obreras, que van desde la lucha del salario y contra los despidos, la defensa de los convenios contra la tercerización y precarización laboral, las condiciones sanitarias y protocolos obreros, la defensa de las jubilaciones, el seguro universal al desocupado y el rechazo al ajuste fondomonetarista que aplica el gobierno de Alberto Fernández.

La actividad fue resuelta por la mesa del sindicalismo combativo, sumando la participación de los principales conflictos obreros y luchas, como la de los trabajadores de EMA, Bimbo, Clínica San Andres, Just, ferroviarios, Garbarino, Arrebeef, Garrahan, trabajadores de la salud de La Matanza, Suteba Tigre, entre otros.

En la conferencia de prensa de apertura de la actividad, a las 11 hs, Romina Del Plá, secretaria general del Suteba La Matanza, saludó a todos los procesos de lucha que se están desarrollando en todo el país, principalmente contra los despidos, en el marco de la vigencia del DNU “antidespidos”, que es la tapadera de esta política contra los trabajadores, incluso con despidos en empresas del Estado.

Romina denunció el saqueo jubilatorio del macrismo y de Alberto Fernández, quien desde su asunción “se ha ‘ahorrado’ $260.000 millones al haber modificado la movilidad jubilatoria y al utilizar, obviamente, ese ‘ahorro’ para el pago de la deuda al FMI, al Club de París y a todos los especuladores”, denunciando el ajuste sobre los jubilados.

Entre los planteos principales de la jornada se encuentra el reclamo de la reapertura de las paritarias, contra la orientación ajustadora del gobierno, que implica un recorte en el poder adquisitivo de los salarios por medio de la presión a cerrar paritarias según la proyección oficial de la inflación, siempre menos al 50% estimados por las consultoras privadas y el Banco Central y a los acumulados interanuales.

Un reflejo de esto es lo que ocurre con el salario mínimo, cuyo aumento reciente del 35% en cuotas sigue perpetuando un piso de indigencia de $27.216, que seguirá siendo carcomido por la inflación y que condena a la miseria absoluta a cientos de miles de trabajadores precarizados del Potenciar Trabajo y jubilados que cobran la mínima. Contra esto lucha el movimiento piquetero independiente, desde donde se levanta la bandera de un seguro universal al desocupado de $50.000 y un salario mínimo que cubran el costo de la canásta básica.

El gobierno nacional viene continuando una política de salarios a la baja, siguiendo el legado antiobrero del macrismo, con una fuerte acentuación de los despidos y las suspensiones, en medio de una pandemia que a complicado la situación económica y sanitaria de millones de trabajadores.

Ante esta situación, solo el Plenario del Sindicalismo Combativo y la izquierda se planta contra este ajuste del gobierno y la oposición patronal, que cuenta con la burocracia sindical como cómplice de su política de hambre y pobreza.

En la jornada, también estuvieron presentes las familias de Guernica, al cumplirse un año de la recuperación de tierras que puso de relieve la crisis habitacional y la carencia de vivienda en todo el país, “resuelta” con la represión violenta de Berni y Kicillof. Y las familias del barrio del Camino de la Ribera, que pelean contra el gobierno de Martín Insaurralde por conservar sus hogares y el barrio que han puesto en pie hace años.

A las 15:30 tuvo lugar el acto de cierre de la jornada, donde tomaron la palabra varios dirigentes de las principales direcciones sindicales combativas del momento. Abrió el acto Jorge Toledo, secretario adjunto del Sutna (neumático), quien comentó el valor del acuerdo paritario arrancado el año pasado en la industria del neumático, cuya cláusula de revisión sirvió para actualizar los salarios por arriba del 55%. También mencionó como un triunfo el cierre de la paritaria en cordoba, defendiendo el poder adquisitivo de los trabajadores. Y pasó revista de lo actuado por el Sutna ante la pandemia, con la elaboración de protocolos sanitarios propios y por la defensa de su implementación, destacando la organización obrera para arrancar estas conquistas.

Daniel Rapanelli, secretario general del Suteba Ensenada y de la Coordinadora Sindical Clasista, señaló, para concluir, que “estamos para constituir una nueva dirección para el movimiento obrero, para expulsar a la burocracia. Y nueva dirección significa clasismo, independencia política de los trabajadores, luchar contra la burocracia”.

También te puede interesar:

Luego 30 jornadas de paro, cortes de ruta, acampes y diversas medidas de acción directa impulsadas por la Mesa de Trabajadores en Lucha.
Según datos del Indec la canasta básica llega a $66.488 y la canasta alimentaria a $28.414. Los salarios siguen perdiendo lugar contra la inflación.
Una movilización unitaria contra el ajuste de los Fernández y el FMI.
El clasismo y las luchas en curso dijeron presente con un acto frente a la Casa de Gobierno.