02/05/1995 | 446

El zanolismo, una parodia

Quinientos bancarios realizaron una concentración el viernes 28 en el microcentro de la Capital, para protestar contra los despidos en curso (“1.000 en 60 días”) y el deterioro de las condiciones de trabajo, que incluye jornadas de más de 10 horas sin el pago de las horas extras.


En términos de la lucha necesaria contra la amenaza inmediata de cierres de bancos y decenas de miles de despidos, la concentración de la burocracia zanolista fue una parodia, sin asambleas en los bancos ni movilización de la base del gremio. Y, más grave aún, sin el planteamiento de ningún plan de acción. Es que el zanolismo, lejos de oponerse a los despidos y al cierre de bancos, reclama su “participación” en la “reestructuración financiera” (Crónica, 28/4).


La oposición, nucleada en la Lista 94, reclama la reducción de la jornada laboral a 6 horas, manteniendo el salario, y un plan de lucha. Pero hegemonizada por el CTA, no ha tomado ninguna iniciativa.


Es necesario un vigoroso plan de agitación por parte de las internas antizanolistas, asambleas y actos en todos los bancos, para preparar la toma de los bancos que cierren o despidan masivamente. Con este último planteo, el Partido Obrero realizó, el mismo día, una vasta agitación en la zona bancaria.

En esta nota