07/12/2021

Elección en GRI Calviño: enorme apoyo a una comisión interna de lucha

Los metalúrgicos de GRI Calviño ratificaron de modo contundente a la actual comisión interna con el voto masivo de los trabajadores. La lista única quedó conformada por los siete delegados que renovaron mandato y un octavo integrante, el cual ocupó el lugar vacante de un exdelegado que respondía al Barba Gutiérrez y se “retiró” de la planta en pleno conflicto del verano pasado cuando jugó abiertamente para la patronal.

La enorme elección se apoya en una serie de conquistas salariales y de condiciones laborales importantes, así como por el funcionamiento asambleario y defensa de la participación y decisión de la base.

El largo conflicto de fines de 2019 fue un punto crucial en la consolidación de la organización obrera en GRI Calviño, donde enfrentaron la ofensiva patronal y al rol cómplice de la burocracia metalúrgica de Caló y Gutiérrez que firmaron acuerdos patronales a espaldas de los trabajadores de GRI.

Con la lucha se lograron las más de 60 reincorporaciones de los trabajadores despedidos y luego premios por producción que alcanzaron un 44% quincenal, colocando el salario muy por encima de los montos de convenio que ha firmado Caló en esta última etapa y que mantiene a los metalúrgicos lejos de la canasta familiar e incluso a un sector por debajo de la línea de pobreza.

También se lograron masivas recategorizaciones, la defensa de las condiciones de trabajo y de seguridad para lo que se han tomado medidas de fuerza durante el año.

El rumbo independiente de las diferentes fracciones de la burocracia sindical por parte de esta comisión interna y del colectivo obrero de GRI Calviño ha sido la clave para lograr estas conquistas. Recientemente, con esta comprensión, la asamblea de base se pronunció por mantenerse al margen de las dos listas que responden a Caló (la segunda encabezada por Adrián Pérez, actual tesorero de la seccional que dirige el Barba) que se presentarían para las próximas elecciones seccionales.

Esta renovación de mandato de la comisión interna refuerza a la organización de fábrica para enfrentar una nueva ofensiva patronal que intenta quitar las conquistas obtenidas. Desde hace algunos meses la planta está sin trabajo y ahora la empresa resolvió suspender a todo el personal al 70% del salario bruto apoyándose en el acuerdo entregador que Caló firmó en 2020 durante la pandemia.

La patronal extorsiona nuevamente a los trabajadores poniendo como condiciones para poder tomar nuevos trabajos que se elimine el premio por producción y las horas extras y avanzar en la flexibilización laboral y la prohibición de la actividad sindical dentro de planta.

Este punto es estratégico para la patronal; ya lo intentó imponer en el conflicto del año pasado acordando con la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) que los únicos interlocutores debe ser la seccional del Barba Gutiérrez y no la comisión interna, anulando la representación de base e incluso eliminando el funcionamiento de asamblea en fábrica.

Los metalúrgicos de GRI Calviño se preparan para enfrentar este nuevo ataque, para el que contarán seguramente con el apoyo de todas las organizaciones obreras combativas que vienen acompañando incondicionalmente esta experiencia de lucha en el gremio metalúrgico.

Felicitaciones compañeros por estos logros y fuerza frente a los desafíos planteados.