21/10/2004 | 873

En Defensa de la lengua: todos los chicos a las aulas

No hay país que pueda defender una lengua cuando las estadísticas dicen que un tercio de la población no va a las aulas y más de un tercio es analfabeto funcional.


No puede haber defensa de la lengua en un país con una desocupación que crece fru­to de una política guiada por el FMI y los gru­pos económicos. Cuando un 50% de la pobla­ción vive en la pobreza y cuando los planes de Jefes y Jefas no abarcan a los chicos.


No hay defensa posible de la lengua sin un pueblo que pueda acceder a la educación bási­ca, al seguro al parado y a la ocupación plena, para que los chicos puedan ir a la escuela.


No existe defensa de la lengua sin un sa­lario docente acorde a la canasta familiar. Para defender la lengua, el país debe adoptar un programa de alfabetización masiva. Todos los chicos deben ir a la escuela y su permanencia en las aulas debe ser una res­ponsabilidad del Estado.


Cada comunidad étnica, mapuche, guara­ní, etc., debe tener derecho a la enseñanza y defensa de su propio idioma.


Para que esto suceda se debe exigir el au­mento del presupuesto educativo y el no pa­go de la deuda externa.


Defender la lengua exige que los chicos se eduquen.


Propongo que el día de la inauguración del Congreso de la Lengua, nos movilicemos con la consigna:


Para defender las lenguas:


Todos los chicos en las aulas.


Todos los docentes con salarios acordes a la canasta familiar.


Aumento del presupuesto educativo.


No pago de la deuda extema.

También te puede interesar:

Frenemos el derrumbe salarial con un plan de lucha arrancado desde la base.
El Banco Central financia la fuga de capitales.
En el marco de una inflación sin techo y de una devaluación que se acelera. Escribe Eduardo Salas.
En el medio de las negociaciones con el Fondo.