22/11/2018 | 1529

En el subte, votemos a la Multicolor

Gran asado de la Agrupación Naranja

Las elecciones en AGTSyP tendrán lugar el 28 de noviembre

En un clima muy camaraderil, trabajadores del subte se reunieron en un asado de la Agrupación Naranja, que integra el Frente Multicolor, de oposición al pianellismo, para las próximas elecciones de la AGTSyP, a realizarse el 28 de noviembre próximo.


El animado debate que sucedió a la excelente provisión de la parrilla y su diestro parrillero, se abrió con la intervención de Christian Paletti, candidato a secretario general adjunto por la Multicolor. El explicó por qué el frente debía ser votado, como contrapartida a la conducción yaskista -Rojo y Negra-, responsable de mantener paralizada la AGTSyP ante la ofensiva sin precedentes por parte de la patronal y el gobierno macrista. Ataques como el arrebato de la personería gremial y la imposición por la fuerza de la burocracia de la UTA; un deterioro salarial de un 25%; decenas de sanciones y juicios en represalia por medidas gremiales y, muy especialmente, la firma por la conducción de un acta anti-huelga que ata las manos del sindicato para la acción directa. Toda una postura capituladora -dijo Paletti-, basada en la política de depositar la expectativa en una alianza con el moyanismo, la derecha del PJ y la Iglesia, con vistas a las elecciones de 2019, mientras se garantiza hasta entonces la “gobernabilidad”.


David Carballo, por su lado -dirigente de Tráfico de la combativa Línea B y también candidato de la Multicolor-, llamó a organizarse con la Naranja, por ser la fracción más consecuente en la lucha. La que luchó, en el conflicto paritario, por una asamblea general que votara un plan huelguístico, contra las medidas inoperantes del yaskismo, como la apertura de molinetes y servicio de café a los pasajeros, que luego de cinco meses desembocaron en la mencionada capitulación.


Varias intervenciones propusieron iniciativas de campaña como difundir mini-reportajes en videos (“Por qué voto a la Multicolor”); sumarse a las recorridas por las líneas; vender bonos para financiar la actividad. Otros compañeros reflejaron debates con trabajadores de donde surge un inconformismo extendido con el estado de cosas y la inseguridad que inspira la falta de firmeza del sindicato ante los ajustes anunciados con la renovación del contrato de gerenciamiento del subte.


En resumen, un clima de camaradería y un rico debate entre activistas de los sectores más combativos del sindicato.

 

En esta nota