Sindicales

22/11/2023

En su día, enfermeras y enfermeros marcharon por sus reclamos

Un paso adelante, vayamos por más.

Foto: Fede Imas @ojoobrerofotografia

Una importante movilización de enfermeras y enfermeros se realizó este martes 21 de Congreso a Plaza de Mayo. Aprovechando la conmemoración de su día, salieron a la calle con banderas y carteles por todos sus reclamos. Estuvieron presentes la Asociación de Licenciados de Enfermería (ALE), el Sindicato de Enfermería (Sitre), juntas internas de ATE de distintos hospitales, estudiantes de la Escuela Grierson, la comisión interna del Hospital Italiano y delegaciones del Posadas, la Cicop y Fesprosa. También estuvieron presentes enfermeras de la agrupación Naranja de Enfermería, el legislador Gabriel Solano y la excandidata a jefa de gobierno Vanina Biasi. Al llegar a Plaza de Mayo se leyó un documento que condensó la situación de la enfermería y sus principales reclamos.

Uno de los reclamos más sentidos es el pase a la Carrera Profesional de Salud (ley 6035) por el cual la enfermería de CABA viene peleando hace años. Justamente se cumplen cinco años de la masiva movilización que conmovió al país en 2018 por el reconocimiento profesional de enfermería y terminar con la discriminación. Con ascensos y reflujos hay un activismo que ayer se movilizó y mantuvo vivo este reclamo. Están decididos a continuar la pelea a pesar de que Sutecba ha intentado por todos los medios, incluyendo las patotas, para terminar con esa lucha y mientras otros como ATE Capital o la Federación de Profesionales les han dado la espalda.

En la Legislatura, Gabriel Solano impulsó un proyecto de ley por el pase a la carrera profesional que fue cajoneado por los bloques de Juntos por el Cambio y Unión por la Patria aliados a Sutecba. Detrás de esta negativa se encuentran los intereses de las patronales de la salud que quieren mantener en el subsuelo salarial y de derechos a la profesión que sostiene con el cuerpo el sistema de salud.

El otro reclamo urgente es la recomposición salarial. Hoy una enfermera ingresante tiene un salario de bolsillo de $290.000 mientras que la canasta familiar que mide ATE Indec asciende a $500.000 para el mes de septiembre. Esto obliga a que las enfermeras y enfermeros caigan en el pluriempleo con dos, tres y hasta cuatro trabajos provocando un acelerado desgaste laboral en una tarea que debería declararse insalubre en su totalidad y tener una jubilación a los 55 años, todo lo cual no ocurre.

En algunos medios trascendió que Jorge Macri, un furioso antiobrero, tendría en agenda el pase a la carrera profesional para la enfermería. Si abrigar ninguna expectativa en una resolución positiva de su parte, se trata de  un reconocimiento de una situación injusta, intolerable y explosiva, porque está vaciando los hospitales y afectando la atención. El camino judicial iniciado también es difícil, ya que la Justicia responde al gobierno.

En este escenario, la movilización fue un paso adelante. Es necesario redoblar la lucha y ganar masividad. En la etapa que se abre, el desafío es ganar a la lucha a la masa de enfermeras y enfermeros. Para eso, es indispensable preparar asambleas en todos los hospitales, recorriendo y hablando con cada compañero. Recomponer la organización para superar la fragmentación que se expresa sindicalmente ya que ninguno de los sindicatos hoy hegemoniza la representación de la enfermería. Y el sindicato mayoritario es Sutecba, enemigo del reclamo. Volvamos a las asambleas que esta lucha se puede ganar.