20/05/2010 | 1129

En Télam ganó el Frente Lista Naranja, Negra y Blanca

Eduardo de la Fuente: "Respondimos a una necesidad de los compañeros"

Más de 450 compañeros acudieron a votar a las elecciones de comisión interna de la agencia de noticias Télam y le dieron el triunfo, con 191 votos (42%), al Frente que la Agrupación Naranja de Prensa integró junto a las listas Negra y Blanca, encabezado por el periodista Eduardo De la Fuente. La masividad de la votación puso en evidencia la voluntad de los compañeros de quebrar el régimen de terror y vaciamiento impuesto por la gestión de Martín Granovsky y sienta las bases para que los trabajadores de Télam empalmen con el proceso de reagrupamiento y recomposición gremial que hoy despunta en el gremio de prensa, para terminar con la parálisis de la actual directiva de la Utpba.

El aplauso sonó como un estruendo. Acababa de terminar una de las asambleas más masivas de los últimos años de Télam y era el debut de la nueva comisión interna de la agencia, tras el triunfo, 48 horas antes, del Frente Lista Naranja, Negra y Blanca. Eduardo De la Fuente, cabeza de la lista ganadora, todavía intentando recomponer su voz entre carraspeos, hace uno de sus gestos característicos cuando achica sus ojos y hunde la cabeza en sus hombros a modo de sonrisa y suelta: “Salió todo perfecto”.

– Votaron un 30% de aumento, pase a planta de los contratados, transparencia en la asignación de las horas extras, actas públicas de las reuniones de interna, de los reclamos de los compañeros y de las reuniones con la patronal… La nueva CI arrancó con todo, ¿no?

Eduardo de la Fuente: Efectivamente, respondimos a una necesidad desde hace años de los compañeros que necesitaban responder a la intransigencia patronal que no reconocía a nuestros delegados. Esto motivó una enorme inactividad sindical que hizo que la empresa dispusiera de nuestra suerte a su criterio. Hacía falta que pasáramos nosotros a la ofensiva. Por ejemplo, la patronal empezó a utilizar la modalidad súper explotadora de los contratos y subcontratos que motivó salarios a la baja y creó una segunda y devaluada Télam, tanto en lo periodístico como en lo administrativo. Además, en la agencia existe un manejo discriminatorio de las horas extras.

– ¿Por qué gano el Frente?

– El frente ganó porque los compañeros querían algo nuevo. Buscaban una expresión representativa de sus requerimientos y necesidades. Pretendían una expresión más democrática, capaz de unificar el conjunto de las reivindicaciones. El frente es una expresión de voluntad de lucha y de unidad (no declamada) entre todos los trabajadores de prensa de la agencia: periodistas y administrativos.

– ¿De cara al gremio, qué significa o qué puede aportar el proceso que se vive en Télam?

– Es muy importante para la lucha por la recuperación sindical. Télam es actualmente, con sus casi 600 trabajadores, una de las empresas mayores del gremio de trabajadores de prensa a nivel nacional. Las elecciones que acabamos de tener, donde votó más del 80% del padrón, son una derrota para la burocracia que dirige nuestro sindicato, que se negó a convocarlas y no pisa la agencia desde años.

– Fue delegado y dirigente de la gran lucha y toma del diario Tiempo Argentino. Ahora, que acaba de salir un diario que adopta ese nombre, usted es electo en Télam y hay otro diario, de nombre histórico, Crítica, que está ocupado por sus trabajadores. Demasiadas coincidencias. ¿Lo pensó? ¿Qué significa todo esto?

– Es paradigmático. Cuando apenas tenía 17 ó 18 años, recuerdo haber participado en concentraciones y asambleas en plena Avenida de Mayo en apoyo a los trabajadores gráficos y de prensa de Crítica… allá por los ’60, cuando ocuparon el diario ante su cierre. Después, me tocó ocupar un lugar de en la defensa de la fuente de trabajo –también con los gráficos– en Tiempo Argentino, diario que cerró en septiembre de 1986 y mantuvimos ocupado por seis meses. En esa oportunidad, pudimos publicar e imprimir el diario bajo dirección de los trabajadores durante cuatro días.

Hoy, la nueva Crítica está en lucha por la subsistencia de la fuente de trabajo y reaparece Tiempo… uno manejado por un sector patronal opositor al gobierno K y Tiempo como otro invento de una patronal pro K. Es un reflejo de la podredumbre de los intereses patronales. En ambos casos, a costa de los trabajadores…

En esta nota