13/09/2001 | 721

En vísperas del Encuentro de Delegados

En las escasas dos semanas que transcurrieron desde el levantamiento de la huelga docente bonaerense, se produjeron los siguientes anuncios:


1. El Ministerio de Trabajo cercenó el derecho de huelga del gremio docente, con el argumento de que su labor es un «servicio esencial».


2. El gobierno provincial dispuso la jubilación compulsiva de los docentes mayores de 55 años, con 25 o más años de servicio; o sea el despido encubierto de miles de docentes y la rebaja de sus ingresos.


3. El incentivo docente no está contemplado en el presupuesto 2002, lo que es una nueva poda salarial a plazo fijo.


4. Continúan los preparativos para «descentralizar», o sea municipalizar y privatizar, la educación de la provincia.


Entonces: ¿quién ha ganado y quién ha perdido con el levantamiento de la huelga? La burocracia le dio a Ruckauf lo que éste quería, sin que Ruckauf siquiera respete el pago en tiempo y forma de los salarios.


Los trascendidos de la prensa señalan que la suma total del recorte salarial y del pago en patacones será «i-na-mo-vi-ble» (!) y que, a lo sumo, el gobierno distribuiría esta suma entre una mayor cantidad de docentes. En otras palabras, desplaza parte del ajuste a los que menos ganan.


Cada día que pasa se pone más en evidencia que el levantamiento del paro ha sido un crimen contra la docencia y la educación.


La huelga general


En este contexto, cobra más relevancia el Encuentro de Delegados que se realizará el próximo sábado 15 de septiembre en La Matanza. La experiencia corrobora que no hay otra alternativa que ir a una lucha a fondo, y eso supone el paro por tiempo indeterminado. Un ataque tan brutal y de estas dimensiones sólo puede ser anulado con una respuesta de las mismas proporciones. Las protestas a medias, que se dilatan en el tiempo, dejan pasar el ajuste, como ya ocurrió con la reforma laboral, los ajustes anteriores y, recientemente, con Aerolíneas.


El arma con que contamos es la huelga por tiempo indeterminado. El relanzamiento de la huelga general debe orientar las deliberaciones del Encuentro, el cual puede unificar la lucha que ya se viene librando en los distritos a favor de asambleas generales resolutivas seccionales y la convocatoria de un plenario provincial de delegados elegidos por asambleas escolares, para discutir la continuidad de la huelga.


Llamamos a todos los docentes que han sido los motores y protagonistas de esta gran huelga a concurrir, a promover asambleas y elegir delegados con mandatos.

También te puede interesar: