02/03/2021

Enfermeros en pie de lucha en Río Gallegos

Se renueva la lucha por el salario y las condiciones de trabajo en la salud.

Enfermeros autoconvocados en el Ministerio de Salud y Ambiente de Santa Cruz.

Hace varios días se viene reorganizando la lucha de los trabajadores de la salud en el Hospital Regional de Río Gallegos (HRRG), provincia de Santa Cruz, con reclamos que se presentan ante la falta de respuestas por parte de las autoridades de ese nosocomio y ante la total prescindencia de la autoridad sanitaria provincial.

Quienes encabezan la lucha son los enfermeros, que denuncian que los quieren someter a trabajar más horas de las que corresponden de acuerdo al convenio colectivo de trabajo, aumentando la cantidad de guardias, en particular a aquellos empleados que se desempeñan en el turno noche. A esto se suman otras denuncias de trabajadores de ese mismo hospital, que reclaman el incumplimiento sistemático en el pago de guardias y horas extras cumplidas tanto en el HRRG como en su centro de salud mental.

Manuel Piris, referente del movimiento de enfermeros, señaló que “no están respetando el CCT ni la ley laboral con lo que significa trabajar sábados, domingos y feriados. Pretenden que todos los días sean iguales y que esas horas extras que se deben pagar ya no generen nada, porque todos los días son iguales para ellos”.

“Es un abuso, es un retroceso y es algo incomprensible, que va en contra del convenio y las leyes laborales; ellos creen que nosotros lo vamos aceptar de buena manera, ellos avanzaron con esto porque prometieron a muchos compañeros valores triples en base a esta propuesta y mucha gente lo aceptó sin entender que esto es una mentira y una estafa”, agregó Piris.

Este reclamo se da en un marco de ausencia de sindicatos estatales dentro del sector salud en la provincia. Los mismos trabajadores de la sanidad denuncian que se autoconvocaron porque nadie los representa y que la situación que están atravesando actualmente se debe a un acta acuerdo del año 2015 donde se estableció que los enfermeros debían cumplir con una carga horaria sin distinción de sábados, domingos o feriados y que por esa razón se está impulsando de facto la modificación del Convenio Colectivo de Trabajo.

Frente a esta situación es que los enfermeros organizaron una asamblea con movilización al Ministerio de Salud para presentar una nota al titular de esa cartera, Dr. Claudio García. La intención era la de ser recibidos y presentar el reclamo de este: un sector que fue y sigue siendo la primera línea en el combate contra la pandemia de Covid-19.

Los trabajadores rechazan de plano el nuevo régimen laboral que la dirección del Hospital Regional pretende imponer a los profesionales de enfermería y denuncian a las autoridades por aprietes, ya que de no cumplir con este nuevo régimen a fin de mes les serán descontados los días que falten. Sostienen que en “las paritarias de salud se acordó la reducción horaria a 120 horas mensuales a fin de proteger la salud biopsicosocial del trabajador sanitario dada la inexistencia de un reconocimiento por insalubridad”.

Entienden que este nuevo embate contra sus legítimos derechos acometido en pleno contexto de pandemia “atenta contra la necesidad de reducir el tiempo de exposición de los enfermeros que trabajan en atención directa las 24 horas durante los 365 días del año”, tal como reza la nota presentada el 25 de febrero pasado al ministro de Salud, Claudio García, con copia a la dirección médica del HRRG a cargo del Dr. Mauricio Fernández y a la supervisora de Enfermería, Lic. Yanina Fabre.

Finalmente, los trabajadores de enfermería no fueron recibidos por ninguna autoridad en el Ministerio de Salud y Ambiente de la provincia de Santa Cruz. Al contrario, se encontraron con las puertas cerradas y con policías impidiendo el ingreso de la importante movilización que se acercó al edificio.

Esta actitud, que pretende hacer oídos sordos a reclamos legítimos, fue repudiada por los trabajadores que denunciaron en la oportunidad el destrato que vienen sufriendo desde el año pasado, el ninguneo constante a los pedidos de recomposición salarial, por un bono extraordinario, por insumos de bioseguridad y para que se termine la precarización laboral pasando a planta permanente a todo el personal contratado y monotributista. No olvidemos, además, que durante el 2020 uno de los planteos más importantes de los trabajadores de la salud fue la necesidad de sumar más personal al hospital de la capital provincial por las bajas sufridas por el Covid 19 y el colapso a que se vio sometido el sistema sanitario a partir de septiembre.

Las acciones de lucha continuarán a través de la organización colectiva y en nuevas asambleas. El reclamo que el ministro García no quiso recibir fue llevado a la dirección del HRRG donde se solicitó de manera formal la renuncia a los responsables del Departamento de Enfermería.

Al mismo tiempo en que se llevaba adelante esta movilización, la gobernadora Alicia Kirchner abría las sesiones de la Legislatura planteando que se había hecho una gran inversión en materia de salud, desconociendo o pasando por alto que muchos trabajadores de la sanidad en Santa Cruz no han cobrado aún sus salarios, que siguen faltando insumos de protección esenciales y que los pocos que llegan no son de calidad.

Pero la lucha de los trabajadores de la salud no se circunscribe solo a Santa Cruz sino que recorre de punta a punta al país. Esa lucha está demostrando que la crisis sanitaria no se cerró con la llegada de las vacunas, que el colapso de los sistemas sanitarios es una realidad y que está muy lejos de solucionarse por el desfinanciamiento presupuestario que el sistema hospitalario público viene sufriendo en todas sus formas desde hace años. Desfinanciamiento que termina pagando la misma población a riesgo de su salud, empujada ahora por el Gobierno y las patronales a trabajar sin protocolos, sin insumos críticos para no contraer el virus, ni edificios en condiciones tal y como hoy se intenta hacer con la docencia a nivel nacional.

Frente a esta situación, desde Tribuna Estatal sostenemos que es necesaria la organización en agrupaciones independientes que puedan recuperar los sindicatos de la mano de sus representados en contra de las burocracias sindicales. Aplicando las herramientas de lucha para salir a la calle en unidad de clase y romper el ajuste que pretenden hacernos cargar el Gobierno de Fernández y los gobernadores. Por salarios que superen la línea de pobreza iguales o mayores a la canasta familiar. Por el pase a planta permanente de todos los compañeros precarizados y por la centralización del sistema de salud con comando único y con representantes electos desde las bases, por los propios trabajadores, para defender una verdadera salud pública, gratuita y de calidad.

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, más que nunca, la defensa de estas reivindicaciones debe estar presente.

 

También te puede interesar:

Las denuncias de los trabajadores de la salud.
Comisión de Educación, Salud y Transporte en la pandemia, del plenario de la CSC-PO.
La concentración se realizó en la puerta de la casa de la provincia.
Horacio M. Lazzo era empleado del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.