02/07/2020

“Es increíble que un trabajador no pueda comer dos días seguidos”

Entrevista a un trabajador municipal de Mendoza en lucha.

En la esquina de la calle San martín y peatonal, de la Ciudad de Mendoza, trabajadores municipales decidieron encadenarse como parte del plan de lucha por el aumento de los salarios. Esto luego de haber sido reprimidos por la policía de la provincia en en el predio conocido como Ucim de Mendoza y en la Dirección de Tránsito de ciudad, donde además procesaron a casi 40 empleados.


Prensa Obrera habló con un compañero que se encuentra al interior del proceso de lucha.


¿Cuál fue el detonante de la lucha de los municipales de capital?


El detonante fue la agresión que tuvimos el día sábado en la noche por la policía. Fue una sorpresa, un grupo comando entró por la parte de atrás de donde estábamos protestando y empezó a reprimir. Fue muy fuerte para los trabajadores.


Ellos [los funcionarios] no tienen problemas con sus sueldos. Todo esto es en las clases menores que son las que cobran muy por debajo de la línea de pobreza y que son a quienes hay que hacerles un monumento, porque es increíble cómo llegan a fin de mes con $10.000


¿Cómo se han visto perjudicados en sus salarios y condiciones laborales bajo la pandemia?


En plena pandemia nos obligan a salir sin insumos, sin nada preparado, no teníamos los elementos básicos, no teníamos recambio, nos mandaban a trabajar a todos. Las autoridades querían que el contribuyente capitalino viera que estaban trabajando, sin saber que quienes trabajamos no contamos con ningún insumo. Es una precariedad terrible.


¿Cuántas horas al día tienen que trabajar para cubrir los gastos mensuales?


Con una carga horaria de seis horas día se cobra lo básico pero la mayoría de los compañeros tienen que trabajar otros ítems que son más horas por un poco más de dinero. Si no lo hacen no llegan ni a mitad de mes, al final de lunes a viernes se trabaja entre 8 y 11 horas, otros compañeros trabajan 12 horas y hasta 15.


Hay muchos que se van desgastando y tienen miedo, y es todo un aparato que hace valer el municipio capitalino con sus autoridades. Siempre el obrero ahí abajo. Por eso hay que tratar de estar en la lucha, por eso la unión de los compañeros en este tipo de protesta es fundamental es estar siempre adelante.


El gobierno siempre utiliza este aparato policial para intimidar en cada protesta, permanentemente y a cualquier hora, es una caza de compañeros. El que tiene ropa de municipal lo persiguen hasta que lo acorralan, le toman los datos para la citación a una comisaría para pintarle los dedos, y el gobierno utiliza éste tipo de medios para que el compañero se desgaste y no venga a las protestas. Pero los compañeros siguen para adelante igual.


¿Cuáles son sus reclamos concretos?


Necesitamos un  aumento de sueldo a todas las clases bajas que están muy por debajo de la línea de la pobreza, vestimenta apropiada para trabajar que actualmente no lo tiene, es increíble que un trabajador no pueda comer dos días seguidos, te pones hablar con los compañeros y es: arroz, arroz…


El apoyo de los vecinos y otros trabajadores es muy importante, ya han pasado muchos días. Hace tres semanas que estamos con esta protesta y bueno… el apoyo, el bocinazo, el sigan adelante, el “vamos compañeros”, de estatales hemos tenido adhesiones de varios gremios del gran Mendoza, es lindo tener adhesiones para que uno tenga más fuerzas para seguir, porque son muchos días.