30/05/2003 | 756

Estado de alerta contra los intentos de desalojo

Entre los días 27 y 31 de mayo, los síndicos designados en el concurso por la quiebra de Zanón tienen previsto llevar a cabo un control del stock de la planta, que se encuentra produciendo bajo el control de sus trabajadores.


La orden judicial prevé la utilización de la fuerza pública en caso de que los trabajadores no permitan el ingreso de los síndicos, como sucedió hace unos veinte días cuando los trabajadores de Zanón y las organizaciones que integran la Mesa Coordinadora Regional impidieron que se llevara adelante la medida, ya que los síndicos pretendían tomar posesión de la planta y desalojar a los trabajadores.


El viernes 24, la Comisión Directiva del Sindicato Ceramista presentó al juez, en Buenos Aires, un arqueo del 40% de las mercancías existentes en la planta, y se habría acordado que los síndicos hagan el arqueo del 60% restante, con la condición de que la planta continúe bajo el control de sus trabajadores.


La pulseada con la patronal es cada vez más fuerte, como consecuencia de las presiones de sus acreedores, especialmente los bancos, que exigen una rápida definición del conflicto. En este marco deben entenderse el robo y secuestro que sufrieron integrantes de la Comisión de Finanzas (con el «modus operandi» propio de los servicios) y las amenazas de muerte al compañero Godoy, secretario general de Ceramistas, y a otros integrantes de la Directiva.


Los ceramistas, la Agrupación «A Nuestra Salud» de ATE, las organizaciones de desocupados, el Polo Obrero y las organizaciones políticas que integran la Mesa Coordinadora Regional han solicitado una audiencia con las autoridades provinciales para hacerlos responsables de los «aprietes» contra los trabajadores, quienes defienden la producción de la planta bajo su propio control.


Está planteado para todas las organizaciones obreras y piqueteras el estado de alerta y la movilización a la planta el día que se concrete la visita de los síndicos.


El paro «trucho» de la CTA fijado para el 29, debe servir para que la Mesa Coordinadora Regional convoque a un gran acto contra los intentos de desalojo y por la estatización de Zanón bajo control obrero, junto a los reclamos de los docentes, trabajadores estatales y miles de desocupados.


Es necesario impulsar una Asamblea de trabajadores ocupados y desocupados para discutir un plan de lucha de conjunto que prepare la huelga general, para que se vayan todos y asuma el poder una Asamblea Popular Constituyente.