08/11/2001 | 728

«Están matando trabajadores, debemos ir por lo nuestro»

PO: Hace más de un mes se está acampando en el centro de San Justo. ¿No hubo respuestas?


J.V.: Primero se adujo que con las elecciones nadie nos podía atender, porque si uno estaba de licencia, Balestrini u otros estaban ocupados en la campaña electoral. Se jugaron a desgastar la Carpa, a que cada vez venga menos gente, pero después de una acción que realizamos nos atendió el intendente con una pequeña comisión de secretarios. No nos dieron ninguna respuesta. Nos dijeron que no se podían ampliar los cupos (de los planes de empleo) y nosotros le contestamos que no pedíamos ninguna ampliación, sino que reclamábamos lo que nos quitaron. Esos planes se dejaron caer desde el Consejo de Emergencia.


¿Cuál es la situación actual?


Ahora el problema se agrava, estamos sufriendo en las barriadas de La Matanza la décimo segunda inundación en un año y esta última es la quinta más importante. Hay más de 5 mil personas evacuadas. El sistema sanitario y de asistencia está quebrado, de la misma forma los sistemas de contención: hay más de 300 familias por escuela. No hay atención médica, la comida es un desastre. Además, los punteros tratan de ejercer un control sobre los compañeros que están evacuados, toman lista, no los dejan salir a determinados horarios, hasta hubo casos en que fueron echados compañeros por enfrentarse con los punteros.


¿Hubo un acercamiento entre los inundados y los desocupados de  la plaza?


En primer lugar, nosotros, los desocupados del Futrade, somos en gran parte compañeros que están afectados por las inundaciones. Por esto, y a pesar de que estamos con la Carpa aquí en San Justo, muchos compañeros tuvieron que ser evacuados y a partir de ahí muchas familias inundadas se suman al planteo que hace el Futrade. El planteo que sale es un plan de infraestructura o la reasignación de tierras y la reubicación de las familias en nuevas tierras. La respuesta que se recibe por parte de la Intendencia después de una serie de manoseos es una oferta absurda, una tomadura de pelo: se les ofrecen terrenos en el Barrio Nicol, a 45 cuadras de la ruta *que es decir del único asfalto de la zona*, con cuotas de 70 pesos por mes durante 120 meses!!! Pero lo más grave, si cabe, es que esos terrenos están en la actualidad inundados y tienen las napas contaminadas. La respuesta es una cargada. Así se manejan desde el gobierno comunal.


¿Cómo sigue esto?


El Futrade plantea la suma de todos los inundados, como también de las demás organizaciones, a la Plaza del Aguante. A partir de la movilización que se realizó por parte de los inundados la semana pasada varias familias se van a sumar y van a instalar carpas. Sobre todo teniendo en cuenta que los colegios se van a desocupar el domingo, y muchas familias quedarán en la calle por no poder habitar sus hogares. Lo que está planteado es extender esta organización a todos los colegios en donde hay evacuados y a todas las barriadas que sufren esta inundación, para las que la única respuesta por parte del municipio es reírse de nosotros en la cara.


¿Cuáles son los pasos a seguir en la Plaza del Aguante?


Vamos a seguir realizando actividades cotidianas enfrente del municipio, a las que están convocados todos los sectores, y vamos a programar actividades especiales donde llamamos a participar a las organizaciones de desocupados CCC, FTV, al Suteba, a la Lista Gris, a los compañeros de Interpack, del Yaguane y a todas las organizaciones que se hagan solidarias con nuestro planteo.


Tenemos que organizar asambleas en todos los barrios, para confluir en la Plaza del Aguante para realizar una gran asamblea distrital de trabajadores en donde los planteos de defensa de la educación contra la municipalización y la destrucción de los colegios, en defensa de la salud pública, los planes de empleo genuinos y la solución definitiva a las inundaciones se sumen a los demás reclamos de otros sectores en lucha, como los trabajadores ocupados que pelean contra el vaciamiento de las empresas y los despidos.

En esta nota

También te puede interesar:

Los desastres climáticos empujan todos los años al empobrecimiento a cada vez más familias trabajadoras.
La culpa no es de la lluvia sino de los gobiernos.
A casi tres meses de la inundación de la ciudad, nuevamente anegada.
Abrieron las válvulas del Dique San Roque en donde se vierten desechos cloacales sin tratar.