01/07/2004 | 857

Expulsan a la burocracia del sindicato minero

Inmediato reconocimiento de la Normalizadora

Una asamblea de más de 400 mineros de Río Turbio, en la que participaron las familias de los mineros fallecidos en el accidente, destituyó, por abrumadora mayoría, a la directiva de ATE Río Turbio, una agencia del gobierno Kirchner, de la conducción de la CTA y del vaciador Taselli, ( el concesionario de la mina durante la privatización).


La burocracia destituida constituyó, junto al gobierno provincial de Kirchner y la burocracia degenarista, un verdadero frente unido contra los sistemáticos reclamos por el vaciamiento, los despidos (700), la destrucción de las condiciones de seguridad y la persecución contra el activismo que encabezaba la lucha. Un frente unido que siguió actuando cuando la mina fue “reestatizada” por Duhalde y puesta bajo control directo de Kirchner, un período en el que no se reincorporó a nadie y se agravaron las condiciones de seguridad.


Los mineros se cobraron todo esto pero también la victoria fraudulenta de la burocracia en la seccional –perdió entre los mineros, ganó por los jubilados–.


La seccional de ATE había convocado a una asamblea “informativa” para el viernes 25. Pero los mineros no querían “informaciones”. Sabían de sobra qué había pasado, quiénes eran los responsables y quiénes eran sus cómplices.


Apenas se inició la asamblea, se aprobó la moción de que fuera “resolutiva”. La bronca acumulada era tan fuerte que los mineros no querían dejar hablar al Secretario General. Viendo que perdían la asamblea, un par de dirigentes provinciales de la Lista Verde (degenarista) promovió una provocación para disolverla.


Pero las intervenciones exigiendo la renuncia del secretario general fueron una catarata. La moción se aprobó por mayoría. Se eligió una Comisión Normalizadora de 10 compañeros, entre los cuales se encuentran varios integrantes de la Lista Negra, que hasta hace poco dirigió el sindicato.


Durante la semana previa a la asamblea, la Lista Negra había sacado un extenso comunicado denunciando la responsabilidad del gobierno de Kirchner y la burocracia sindical y reclamando una comisión investigadora independiente, el control obrero de la seguridad y la gestión obrera de la mina. La directiva de ATE estaba en otra cosa: viajó a Buenos Aires con la manifiesta intención de que uno de sus hombres fuera designado interventor de la mima.


La asamblea resolvió, además, mantener las marchas previstas en 28 de Noviembre y en Río Gallegos, que fueron masivas.


La directiva provincial de ATE ya anunció que desconoce la asamblea y que la va a impugnar legalmente. Después de haber colaborado durante años con el gobierno cómplice del vaciamiento, la directiva provincial de ATE quiere ahora desconocer la soberanía de la asamblea obrera.


Para los mineros, no existen dudas. Han elegido una nueva dirección sindical y están dispuestos a hacerse valer. La resistencia del aparato degenarista está condenada de antemano por esta firmeza.


Se ha dado un paso excepcional, que condensa una experiencia de años con la patronal vaciadora pero, también con el gobierno y la burocracia que colaboraron con ella y, también, con la “intervención” de los “nacionales y populares”: al frente del sindicato hay ahora una dirección responsable ante los mineros.


Ahora hay que seguir la lucha para hacer lo mismo con la empresa.


Sólo así se honrará verdaderamente a los caídos: con una gestión obrera que garantice las condiciones de seguridad necesarias para evitar nuevas catástrofes.

También te puede interesar:

Estados Unidos - Canadá - República Dominicana.
El Partido Obrero plantea un programa y rinde homenaje a los bravos mineros de carbón.
Contra los despidos y por la eliminación de las tercerizadas.