16/08/2012 | 1235

Extraordinaria huelga en la UTA Córdoba

Un extraordinario paro están desarrollando los 900 trabajadores de la empresa Ciudad de Córdoba (transporte urbano) en reclamo de la reincorporación de tres trabajadores despedidos el pasado 22 de abril, entre ellos Hugo Cesano, dirigente de la agrupación clasista Ortuta. La medida empezó en la madrugada del martes 14 y hasta el cierre de esta edición se mantenía con gran firmeza y unidad. La medida de los compañeros colectiveros afecta a unos 200 mil usuarios que no tienen trasporte altenativo, puesto que en Córdoba no hay trenes ni subtes.


El paro fue decidido en asamblea sin la presencia de los delegados ni miembros de la burocracia de la UTA local; la exigencia fue justamente que éstos se hagan presentes y asuman la defensa de los compañeros despedidos. La burocracia nunca movió un dedo por los cesanteados, ni siquiera hizo presentaciones formales frente al Ministerio de Trabajo, a pesar de que los compañeros realizaron varias acciones.


En estas horas de la huelga, la burocracia local se presentó a levantar el paro y fue literalmente sacada a patadas y obligada a asumirlo. Luego el gobierno “bajó” una propuesta de conciliación obligatoria con los despedidos afuera: rechazo total de los obreros. Una asamblea general reclamó nuevas elecciones inmediatas y votó una lista alternativa que incluye a los tres despedidos. Al momento de cerrar estas líneas interviene en persona el ministro de Trabajo. La burocracia, rodeada de infantería, quebró la huelga para hacer pasar la conciliación con los despedidos afuera. No está dicha la última palabra. El Partido Obrero cordobés se empeña entero en el triunfo de esta gran huelga en defensa del cuerpo de activistas.

En esta nota

También te puede interesar:

En lo que va del mes hubo cuatro allanamientos que dan cuenta de una red organizada.
Municipales, integrantes del SUTNA, Luz y Fuerza, docentes, jubiladxs, contra la criminalización de la protesta.
La iniciativa empalma con los reclamos de las familias que venían de solicitar eximiciones de la presencialidad para evitar los contagios.
Se reclamó contra el ajuste de Schiaretti y Fernández, por vacunas para todxs, aguinaldo para trabajadores del Potenciar Trabajo.  
El anuncio de volver a la presencialidad en ciudades de menos de 30 mil habitantes es antisanitario.