10/04/2019

FATUN: el congreso de la miseria

El pasado 4 de abril terminó el congreso de la FATUN (la federación nacional de los trabajadores no docentes de las universidades nacionales). En el mismo, peronistas, kirchneristas y radicales cerraron “la grieta”, pero contra el conjunto de los trabajadores no docentes. Anró, el secretario general de APUBA, la mayor representación en el congreso, llamó a los trabajadores a esperar hasta octubre y “votar bien”, para poner como segundo de la Federación a Marcelo Distéfano, militante de Cambiemos. Acto seguido el congreso aprobó por unanimidad aceptar un acuerdo salarial con el gobierno del 16% en tres cuotas, más sumas en negro con un monto de acuerdo a la categoría. Las sumas en negro que se habían comprometido a blanquear con el sueldo de marzo, el Congreso aceptó blanquearlas en enero de 2020, cuando al día de hoy conforman el 30% de nuestro salario. Votaron entregar el salario a cambio de controlar el ingreso de personal a las universidades para reforzar el aparato de la burocracia, como figura en el facsímil del acta que acompaña esta nota.



Cerraron “la grieta” al elegir como secretario general al peronista Walter Merkis, de la universidad de San Luis, y al radical Marcelo Distefano de la UBA, funcionario de De la Rúa  cuando Patricia Bullrich era ministra de Trabajo. El congreso de la FATUN se convirtió en la escribanía del Secretario de Trabajo macrista Dante Sica y dio por cerrado el futuro salarial en las universidades, presionando de estar forma sobre la negociación de los docentes universitarios que arrancaron el cuatrimestre con un plan de lucha contra la oferta del gobierno. 


La inflación interanual, de enero 2018 a enero 2019, fue superior al 50% de acuerdo al INDEC. El mismo organismo anuncia una inflación acumulada para este año en torno al 16%. Los trabajadores no docentes de las universidades nacionales no podemos permitir que los burócratas de la FATUN entreguen nuestro salario para que el gobierno llegue a octubre, como lo planteó Anro. Solamente quienes están integrados como funcionarios a las universidades pueden sostener una paritaria del 16% en 3 cuotas.


Tenemos que rechazar el acuerdo miserable de la burocracia no docente,  y que en cada universidad del país sean las asambleas de trabajadores las que resuelvan cuál es el reclamo salarial y un plan de lucha hasta conseguirlo, como hicieron los docentes salteños, que irrumpieron en huelga, contra la oferta salarial de Urtubey y el intento de su propia burocracia para conseguir el 38% de aumento salarial y una revisión por inflación.

En esta nota

También te puede interesar:

En los últimos cuatro años acumulan una pérdida equivalente a $10.770 y $6.680, respectivamente, respecto de los productos básicos.
El informe mensual de precios vuelve a reflejar que la pérdida del poder adquisitivo del salario.
En medio de las fricciones queda el bolsillo popular, que cada vez se distancia más del precio de los cortes.
El gobierno llega a las Paso liquidando el poder adquisitivo de los trabajadores.
La estimación es de la Defensoría del Pueblo. El ajuste inflacionario no cede y afecta la alimentación de miles de familias.