03/09/2020

Firman una paritaria de hambre para los trabajadores de la salud privada

La conducción de Sanidad firmó un acuerdo a medida de las patronales.

Luego de meses de haber mantenido congeladas las paritarias de los trabajadores de la salud privada, escudándose en el pobre bono salarial del gobierno nacional (que se cobró en cuotas y con descuentos
varios), la conducción del sindicato de Sanidad anunció la firma de un acuerdo para todas las ramas. Consiste en sumas fijas no remunerativas: julio $4.000, agosto y septiembre $4.500, octubre y noviembre $6.000,
diciembre $7.000.

Todavía en enero se cobrarán remunerativos $2.000, mientras que $5.000 seguirán siendo no remunerativos, en febrero $4.500 y $2.500 respectivamente, y recién en marzo de 2021 los $7.000 se hacen remunerativos. En concreto, estas cifras significan que una enfermera o enfermero de piso, o para
personal especializado de terapia intensiva, en enero del año que viene su básico será de $43.640, en febrero de $46.786 y en marzo de $49.930. Es una verdadera paritaria de hambre, cuando a fines de julio se calculó que la canasta familiar para una familia tipo con dos hijes ascendía a $70.616.

Paritarias miserables, colapso sanitario

Está claro que las y los trabajadores de la sanidad no podemos sobrevivir con estos salarios de miseria que han pactado Héctor Daer y las patronales de la salud privada, mientras día a día nos enfrentamos con el aumento de los contagios de coronavirus entre les compañeres.

Necesitamos organizar una resistencia activa contra este abandono de la conducción Celeste y Blanca del sindicato, que se expresa materialmente en la entrega del salario. Esto también se ve todos los días en los establecimientos donde se borraron los representantes gremiales, mientras les trabajadores de la salud enfrentamos todo tipo de atropellos por la crisis sanitaria, en un marco de colapso generalizado, potenciado por el pluriempleo y las extensas jornadas laborales. La situación de stress laboral no se aguanta más.

Daer, del lado de las patronales

Mientras que la desidia patronal es en la mayoría de los casos responsable de la propagación del virus entre les trabajadores, la dirección Celeste y Blanca, de West Ocampo y Daer, armó un congreso nacional de la Fatsa (Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina) en el que hablaron el presidente Alberto Fernández, el ministro de Salud Ginés y el de Trabajo Carlos Moroni, y hasta el empresario Hugo Sigman, dueño del laboratorio mabxcience que producirá la materia prima de la vacuna de Oxford.

Es realmente indignante que mientras sentimos la descarga de la crisis sobre nuestros hombros, la conducción de Sanidad en lugar de defendernos se reúna en un congreso con las patronales y acto seguido cierre una paritaria con pagos no remunerativos y de miseria.

Necesitamos una salida de las y los trabajadores. Desde la agrupación Naranja llamamos a todes les compañeres a organizarnos, para defender nuestras vidas contra el colapso sanitario, por protocolos de seguridad bajo control de una comisión de trabajadores de cada establecimiento, y por la inmediata reapertura de la paritaria para pelear por $70.000 de básico. Son reclamos que exigen la lucha por una nueva dirección en el sindicato de la Sanidad que represente nuestros intereses, y por la nacionalización del sistema de salud bajo control de los trabajadores.

También te puede interesar:

La familia aun reclama ante el Estado y el Colegio Médico una asistencia social tras su fallecimiento.
Los esenciales marchan a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad.
Los trabajadores de la salud redoblan la apuesta contra el ajuste. Reclaman un aumento del 50% y un salario mínimo igual a la canasta familiar.
El sábado 5/11 a las 15h la Agrupación de Trabajadoras de Casas Particulares en Lucha realizará una asamblea en Parque Lezama.