08/10/2020

Fonoaudiología: se aprobó el proyecto de ley de regulación del ejercicio profesional

Por Pamela Nicolás Fonoaudióloga MP 8227

El día 7 de octubre en la Cámara de Diputados de la Nación se aprobó el proyecto de ley que regula el ejercicio profesional. Desde la banca del FIT, Romina Del Plá manifestó su apoyo en tanto y en cuanto esta ley es el acompañamiento al colectivo de trabajadores y trabajadoras fonoaudiólogos que hace años reclamamos un marco legal adecuado para nuestro ejercicio profesional –en particular en numerosas provincias donde el agujero legal impone todo tipo de trabas y obstáculos a nuestro trabajo diario.

Aunque alertó que con la aprobación de esta ley –muy importante y necesaria-, lejos se está de dar respuesta al amplio universo de demandas y necesidades de nuestro sector, donde reina la precarización como sucede en tantos otros ámbitos de la salud.

Incluso señaló algunos límites respecto de la mencionada ley. Por ejemplo, en cuanto a las especializaciones que para garantizar verdaderamente la las mismas se deberían establecer a nivel nacional las residencias pagas y con garantías laborales, dentro del ámbito público y privado; así como impulsar el trabajo de investigación dentro de las universidades públicas destinando las partidas presupuestarias para el desarrollo de las investigaciones en el área, dentro del Conicet.

Un punto central, porque la especialidad no puede depender del trabajo ad honorem bajo la figura de “practicante” o “becario” o incluso a costa de depender del negocio de los posgrados pagos, es el Estado quien debe garantizar la formación de las especialidades en cada una de las áreas.

Por otro lado, cuestionó el hecho de incorporar al texto de la ley la –tan conocida para el movimiento de mujeres y disidencias- objeción de conciencia, que se coloca en el inciso b del Art. 14 donde se habilita que las “convicciones religiosas” den lugar al rechazo de realizar alguna práctica, dando lugar a la injerencia de las iglesias dentro de un ámbito estatal en desmedro del derecho a la salud y educación pública laica y científica. En este sentido es fundamental sostener el planteo por la separación de las iglesias del Estado.

Otro punto controvertido es el hecho de poner límites al ejercicio profesional de los extranjeros en el artículo 4, lo que es al menos restrictivo.

La ley enumera también una serie de derechos que hacen a nuestras condiciones laborales y salariales. Y en este punto hay no sé puede dejar de señalar que es el mismo Estado el que precariza y condena a salarios de miseria a trabajadores y profesionales de la salud de todas las disciplinas en todo el país. Por eso el conjunto de les trabajadores de la salud reclama paritarias, que están congeladas, como así también están congelados los aumentos de las prestaciones en discapacidad, que en lo que va del año han tenido un 0 % de aumento porque, como reconoció la propia superintendencia de salud, los retrasos en la aprobación del presupuesto han congelado los honorarios, al punto que desde noviembre de 2019 no se han modificado; incluso se mantienen deudas que se arrastran desde 2019.

Lo que sucede es que se privilegia a las obras sociales, que mantienen honorarios irrisorios no solo para fonoaudiología, sino para muchas otras profesiones más, sin que nadie regule estos atropellos, y entonces integramos también el grupo de trabajadores de la salud sometidos al pluriempleo para llegar a fin de mes.

Respecto de garantizar las medidas de prevención y protección de su salud en el ámbito laboral, es sabido que en el actual contexto de pandemia un enorme porcentaje de trabajadores hemos tenido que continuar con las asistencias durante la pandemia, sin percibir un solo aumento, eso para quienes pudimos continuar trabajando y que tuvimos que invertir hasta lo que no tenemos para seguir brindando las prestaciones, en EPP, en acondicionar los consultorios e incluso quienes trabajan en el Estado deben proveerse los elementos de protección, sin mencionar todas y todos los colegas que tuvieron que directamente dejar de trabajar sin percibir ni una sola asistencia del Estado.

Por este motivo es fundamental que, además de que se apruebe este proyecto, desde todos los sectores de Prestadorxs también apoyemos y exijamos que se apruebe el proyecto de ley de los acompañantes terapéuticos, y otras disciplinas por la incorporación dentro el nomenclador de la asistencia a personas con discapacidad.

Cómo así que la Superintendencia de Servicios de Salud, organismo que hoy interviene en los honorarios e incumbencias de las obras sociales, dé urgente respuesta a los prestadores que venimos reclamando un aumento que no tenemos como ya se mencionó desde noviembre de 2019, y que regulen que las obras sociales traduzcan los rescates que reciben en aumentos a les profesionales.

Dentro del planteo de las condiciones laborales, fortalezcamos el reclamo por el pasa a planta de los prestadores de obras sociales y de centros categorizados, y por la reapertura de paritarias no solo para fonoaudiólogos y fonoaudiólogas, sino para el conjunto del personal de salud del Estado que vienen luchando por condiciones laborales, pase a planta y aumento salarial de emergencia para terminar con el pluriempleo.

También te puede interesar:

La familia aun reclama ante el Estado y el Colegio Médico una asistencia social tras su fallecimiento.
Los esenciales marchan a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad.
Los trabajadores de la salud redoblan la apuesta contra el ajuste. Reclaman un aumento del 50% y un salario mínimo igual a la canasta familiar.
Con Rocío, denunciante de Sidders, y muchos otros sobrevivientes que luchan contra el encubrimiento.