13/05/2020

Fracasó la extorsión de Latam contra sus trabajadores

Exijamos la restitución de los descuentos salariales.
Por Corresponsal La Pista

Ilustración Nicolás Bartold

La campaña de la patronal de Latam para imponer la aceptación voluntaria de reducciones salariales del 50% entre sus empleados, ha fracasado: tras dos meses de extorsiones, solo obtuvo un 15% de adhesiones.


Este rechazo obrero es una base fundamental para la lucha que está planteada, ya que, mientras los accionistas de Latam se repartían 57 millones de dólares, los salarios de abril llegaron igualmente con los descuentos, violando el DNU que establece en su artículo 8 el aislamiento obligatorio con “el goce íntegro de sus ingresos habituales”.


Crece la bronca


Hace casi dos meses la CEO de la aerolína lanzaba una campaña por videoconferencia destinada a obtener la “aceptación voluntaria”, con el argumento de que la empresa no podía resistir el parate de la actividad por mucho más de tres meses.


El anuncio fue la primera de una serie de violaciones a la legislación laboral. A partir de allí la patronal convocó a reuniones virtuales obligatorias para convencer a los trabajadores de que era eso o el fin de la compañía. Luego vinieron los llamados telefónicos a cada uno de sus más de 2.000 empleados, forzándolos a firmar el acuerdo bajo la extorsión de que si no lo hacían serían incluidos en listas negras de despidos a futuro.


En ese momento, con la mayoría de los trabajadores cumpliendo la cuarentena, no había instrucciones precisas por parte de los sindicatos llamando a no firmar. El repudio general solo se percibía en algunas reuniones por las redes. Esto llevó a los gremios a formalizar  en comunicados el rechazo a los aprietes y pedir que la empresa concurra al Ministerio de Trabajo a negociar con ellos. Mientras tanto los aprietes continuaban.


Luego apareció una convocatoria a retiros “voluntarios”, retirada por la patronal a los pocos días, y finalmente la comunicación de que cualquiera fuera la adhesión al acuerdo, el descuento se aplicaría a la totalidad de los compañeros. El aislamiento y la incertidumbre sobre cuántos habían aceptado el descuento parecía operar en contra de cualquier resistencia.


Sin embargo, la actividad febril de la burocracia de Unión Sindical de Trabajadores Aeronáuticos de la República Argentina (Ustara), sindicato mayoritario entre los técnicos, presionando para que se firmara el descuento empezó a revelar que la campaña patronal hacía agua. Esto se ratificó en una asamblea virtual que repudió al secretario general Cruz Quival, “el Tután”, dando lugar luego a un retiro masivo de la misma, incluyendo algunos delegados.


Finalmente se filtró que los adherentes al descuento salarial no llegaban al 15% del total. Un fracaso rotundo de la patronal.


Enfrentar el ajuste


Los recibos de sueldos de abril son un compendio de ilegalidades: el descuento del 50% aparece como un “acuerdo” inexistente y bajo el amparo de una suspensión jamás comunicada, con la mayoría cumpliendo cuarentena e incluyendo a muchos compañeros que siguen cumpliendo tareas. La "suspensión" involucra a enfermos, compañeros en situación de riesgo por edad o afecciones crónicas. Un mamarracho que no resiste una presentación de cumplimiento perentorio ante la Justicia. Los gremios deberían pedir una medida cautelar que intime a Latam a restituir la totalidad del salario, interviniendo sus cuentas bancarias de no hacerlo.


Sin embargo los Sindicatos Aeronáuticos Unidos siguen en la calesita del Ministerio de Trabajo, que por un lado no tiene atribuciones para imponer ninguna salida y por el otro no ha hecho más que convalidar todos los atropellos cometidos por las empresas durante la cuarentena.


A pesar del abandono de las conducciones burocráticas y su pasividad, los trabajadores resistimos. Organicemos reuniones virtuales o presenciales por sector para rechazar los ataques de la patronal. Exijamos a nuestros sindicatos medidas concretas de acción legal y gremial, como paros en los sectores que continúan operando y movilizaciones con distanciamiento social y elementos de cuidado, de todos los gremios con representación en Latam.

En esta nota

También te puede interesar:

Junto a compañeros tercerizados de GPS, Securitas y despedidos de Aerolíneas Argentinas.
El jueves 15 se desarrolló una jornada de lucha en los hospitales Rawson y Misericordia.
Se suma a la larga lista de empresas que deciden vender sus negocios en el país.
Por la reapertura de paritarias y un aumento del 30%, ante el inmovilismo del sindicato.
Asambleas y un plan de acción para impedirlo.