01/07/2004 | 857

Ganó una lista de unidad del activismo

El Sindicato Municipal es una de las organizaciones que agrupan a la mayor cantidad de obreros de la ciudad y posee una importante tradición de lucha.


La burocracia venía de crisis en crisis, como fruto de su colaboracionismo con el Ejecutivo. El gobierno municipal de Aburto cayó a principios del 2002. La corrupción administrativa ha endeudado al gremio a niveles increíbles.


La desafiliación ha sido masiva, quedando menos de 500 compañeros. Sin embargo, se presentaron cinco listas, lo que refleja principalmente la “caza de la prebenda”. El activismo logró unirse en la Lista Violeta, agrupando, entre otras, la clasista Lista Marrón, cuyo representante ocupa la Secretaría de Organización.


La elección se ganó por un solo voto, (111 a 110) a la lista que encarnaba la continuidad de la burocracia.


Se abre una nueva etapa, en la que además de reorganizar el sindicato por dentro, se plantea la necesidad de organizar el Cuerpo de Delegados y mejorar sustancialmente las condiciones de trabajo y seguridad en todos los sectores, mientras se prepara la pelea por incorporar el aumento de 200 pesos al básico, que fue la gran consigna de la huelga docente hace dos meses.

En esta nota