23/11/2020
Trabajadores de la salud

Garrahan: contundente paro contra el 7% del gobierno y UPCN

Por Pino Oroz Delegado de la Junta Interna ATE Garrahan

Tras realizar ruidazos frente a la dirección y movilizaciones alrededor del hospital en rechazo a la paritaria del 7%, los/as trabajadores/as del Garrahan realizamos un paro de 38 horas, impulsado por la Junta Interna de ATE Garrahan y la Asociación de Profesionales. La extensión en horas de la medida no sólo expresó la contundencia de los/as trabajadores/as en sus reclamos, sino la amplia participación de cuatro turnos del hospital que se pusieron al frente de la huelga.

El reclamo contra el mísero 7% del Consejo, el Gobierno y UPCN logró unificar a los trabajadores/as de distintas profesiones y sectores. Se destacó la presencia de enfermería y las instrumentadoras quirúrgicas, pero también participaron técnicos/as de laboratorio, médicos/as, auxiliares, compañeros/as de Farmacia, Esterilización e Imágenes, camilleros, administrativos/as y ayudantes de servicio. Todos unidos contra esta obscena rebaja salarial.

 

Se creen impunes

Un mes y medio atrás, UPCN firmaba esta rebaja del salario con el Consejo de Administración (cuatro miembros peronistas-kirchneristas y un macrista). Siendo todos obedientes a la pauta salarial de Alberto Fernández y al plan del FMI, quien orienta la política de ajuste del gobierno. Como si la ofensa fuera menor, el propio consejero kirchnerista Oscar Trotta se burló de las enfermeras que atendieron en sala Covid durante el pico de la pandemia, diciéndoles que “las sumas fijas de ANSES constituían un tercer aguinaldo”. No tienen cara.

No conformes con habernos rebajado el salario, el Consejo y UPCN se disponen a elaborar un Convenio Colectivo de Trabajo a puertas cerradas. En las manos de esta gente cualquier “acuerdo” será a la baja, como lo fue el salarial, por lo que desde la Junta Interna de ATE propusimos la más amplia participación e intervención de los trabajadores. Este punto también está en discusión en nuestras asambleas.

Voluntad de lucha

Tras importantes movilizaciones no hubo ninguna respuesta de las autoridades. Por lo que la asamblea del martes 17 confirmó y unificó la necesidad de llevar adelante el paro.

La patronal, alarmada por la fuerte participación que días atrás ya se vislumbraba para la medida de fuerza, anunció un bono de $10.000. El objetivo era obvio: diezmar el paro y enfriar la bronca de los trabajadores. UPCN como clásico vocero de la patronal hizo el anuncio en sus carteleras, mientras que las escuálidas agrupaciones Verde y Verde y Blanca de ATE hicieron lo propio. Este intento de la patronal y las burocracias fue derrotado por los/as propios/as compañeros/as, que además de rechazar estas migajas vieron el sentido que contenía esta vil maniobra.

Así, el paro fue una enorme expresión de voluntad de lucha de los trabajadores. El viernes al mediodía nos movilizamos a la dirección primero, y ante la falta de respuesta de los directores, subimos al segundo piso para exigir una respuesta al Consejo de Administración. Al grito de “primera línea quiere aumento salarial”, cientos de trabajadores/as reclamamos frente a las autoridades que no quisieron dar la cara. Al mismo tiempo, una delegación se sumó a la movilización de enfermeros/as que se movilizó de Congreso a Plaza de Mayo en reclamo, entre otras cosas, por el reconocimiento a la carrera profesional.

En la jornada del paro se acercaron a extender su solidaridad Rocío Rodriguez, dirigente de la Asamblea de Residentes y Concurrentes que vienen de una importante movilización el pasado martes, y Gabriel Solano, el legislador de CABA por el FIT-PO. También lo hicieron vecinos de Guernica, desalojados por Berni como parte de la negación al derecho a la vivienda.

Un párrafo aparte merece la presencia de los/as compañeros/as músicos que se acercaron a Combate de los Pozos. Ramiro Pérez, miembro de Músicos Organizados, vino los dos días de huelga con cuatro compañeros/as tenores, barítonos y sopranos, todos ellos del Teatro Colón. Fue un espectáculo inolvidable para los/as trabajadores/as que disfrutaron en vivo de diversas óperas. También acompañó esta lucha, el Cabra de Vega de Las Manos de Fillipi, siempre presente en los conflictos obreros.

El plan de lucha sigue en pie, y tras este paro se han renovado las fuerzas para dar continuidad y profundidad a nuestras medidas. El paro se valió por sí mismo como una decisiva herramienta para este plan de lucha. El martes tenemos una reunión con la patronal, a la que concurriremos acompañados por una gran movilización. El miércoles en la asamblea que realizaremos a las 13.30h discutiremos los ofrecimientos que haga o no haga el Consejo, y en función de eso cómo seguimos con la lucha, qué medida implementaremos.

Hemos dado un gran paso por medio de este paro. Hemos demostrando que la unidad y la lucha de los trabajadores son elementales para derrotar cualquier ajuste que el Consejo y UPCN impulsen, por más impunidad que estos personajes crean tener. A su vez, la lucha del Garrahan debe desarrollarse simultáneamente en el resto de los hospitales y en el conjunto de los establecimientos estatales, para derrotar este ajuste fondomonetarista del gobierno.

Todos a la movilización al Consejo el martes y a la asamblea del miércoles.

Abajo el 7%, por un 50% . Por un salario mínimo igual a la canasta familiar.

¡Viva la lucha de los trabajadores del Garrahan!

También te puede interesar:

Un gobierno que anda a los tumbos.
Sobre la reunión del 5 de enero en el Garrahan.
Despedidos en el medio de los contagios crecientes por coronavirus.
Larreta no puede esconder los resultados de la urbanización trucha