Sindicales

4/8/2008

|
892

Gran movilización de los obreros del pescado


En la última semana se han reabierto los reclamos por el aumento de salario y el blanqueo. Por ejemplo, los compañeros que trabajan en negro en la planta El Marisco, ante la discontinuidad laboral y la miseria, reclamaron a esta patronal la relación laboral (esta empresa es una de las 27 que tienen declarado el fraude laboral). Para imponer este reclamo se declararon en asamblea permanente (ocupación) durante tres días. Contaron con la extraordinaria solidaridad de los trabajadores efectivos de la planta, que se declararon en paro en su apoyo.


 


En este conflicto se ha vuelto a ejecutar un operativo de salvataje de la patronal por parte del Ministerio de Trabajo y de la nueva burocracia de Soip (como lo vienen haciendo con Los Vasquitos, Matera, Guerrero, etc.).


 


Luego de un año de ricas y duras experiencias, comienza a madurar en el gremio la comprensión de la necesidad de contar con una herramienta de lucha independiente del Estado, es decir de la definitiva recuperación del gremio. Aparece también con más evidencia que los nacionales y populares no han resuelto ninguno de los problemas de los obreros del pescado; por el contrario, los han agudizado.


 


En este marco, la realización de la VII Asamblea Nacional de Trabajadores despertó una expectativa y se vio como una oportunidad de integrar esta experiencia de organización a otras de nuestra clase obrera piquetera. Unos veinte delegados activistas, en su mayoría jóvenes que están dando peleas por conseguir y mantener su trabajo bajo convenio, participaron de esta asamblea.


 


Sin dudas, se abre una nueva etapa de progreso para el clasismo del Soip.